CHAKRAS Y CAFEINA

descarga

 

En el caso de la cafeína, Danna y Andrew aseguran que produce efectos esencialmente en el tercer chakra, a través del cual esta herramienta de poder enlaza el sextro chrakra con el primero.

Es por eso que, “bien utilizado, el café es una herramienta para generar trabajo visionario y a la vez sustentable, al enlazar las energías del tercer ojo y del chakra raíz en el plexo solar”. Según cuentan:

Cuando nuestros ancestros eran nómadas o cuando efectuaban su trabajo en casa, cuando eran campesinos o artesanos, era más fácil hacer esta conexión de manera natural. Conforme la era de exploración y después la industrialización separó el lugar de trabajo del lugar de vivienda, esta herramienta se hizo más popular. (12)
Es por eso que no les parece que sea un accidente que el café se haya popularizado globalmente al mismo tiempo que el imperialismo se diseminó por todo el mundo:

Muchas clases de trabajo que la gente lleva a cabo hoy en día son mucho más demandantes y retadoras de lo que el trabajo era en el pasado, y ocasionan más dudas sobre uno mismo. […] El chakra más afectado por la cafeína es el plexo solar, el asiento del ego o el sentido del ser. El empleo corporativo está mucho más envuelto en la administración y en relacionarse con diferentes niveles de autoridad que las labores preponderantemente físicas de antes. Los descansos para tomar café dan la sensación de expandir el poder, pero esto es sólo un efecto temporal. […] Mientras que inicialmente estimula estos tres chakras de manera positiva, eventualmente los sobreestimula y ocasiona que se cierren. Y uno empieza a beber más esperando que esas energías despierten de nuevo, lo cual por supuesto nunca ocurrirá de esta manera. Para dejar de tomarlo, primero necesitas limpiar y fortalecer tu tercer chakra con regularidad. (4)
A nivel energético, el té afecta la conciencia de una manera diferente, según los autores:

Mientras el café soporta el mundo del trabajo y nos energetiza para integrar la visión en el lugar de trabajo, el té tiene el efecto opuesto. Tiende a correr un velo entre la visión y el trabajo. Nos anima a la contemplación separada de la acción, afectando los mismos chakras pero de manera diferente. Todo lo que necesitamos para entender esto es comparar las diferencias entre un “coffe brake” y una ceremonia de té, un ritual cuyo efecto ya no es cultivado por nuestra sociedad. Muchos de nosotros tomamos té, pero ya no como una herramienta de poder, sino como un simple estimulante… (4)

Si los refrescos de cola y el café nos apoyan en el trabajo, y el té nos ayuda a desconectarnos de él, “el chocolate se usa como una recompenza al trabajo, y como un sustituto para la alternativa de trabajo que nuestra cultura difícilmente nos permite -el amor”. De hecho, se sabe que “un químico encontrado en el chocolate es uno de los mismos que nuestro cerebro produce cuando estamos enamorados”.

En el caso del chocolate, como en el de los refrescos de cola, es muy difícil decir qué tanto se trata de una adicción a la cafeína y qué tanto es una adicción al azúcar. Así es que es resulta recomendable consultar también la información sobre los efectos del azúcar en el campo energético humano.

En resumen, Danna y Andrew nos dicen que “el café es una herramienta para liberar energía de trabajo”, sin embargo, cuando se abusa de él, produce el efecto contrario ya que “no es un producto alimenticio y su introducción repetida en el tracto digestivo es una violación de la integridad territorial de nuestros órganos”. El uso infrecuente, en cambio, “puede ayudarnos a estimular el cuerpo para que trabaje con eficiencia y puede ayudarnos a manifestar nuestras visiones debido al efecto que tiene sobre el campo energético humano”. (4)

Traducción del capítulo sobre la cafeína del libro de D. Cunningham y A. Ramer *

EL CAFÉ, LA ADICCIÓN A LA 
CAFEÍNA Y EL MUNDO DEL TRABAJO
Todos tenemos adicciones, algunas de ellas se consideran mayores mientras que otras se ven como menores y nos reímos de ellas. Uno de estos últimos casos es la adicción a la cafeína que es prácticamente mundial. Incluso los niños que son “demasiado pequeños” para beber café, beben sodas que tienen cafeína. Hay personas sofisticadas que hacen un fetiche del acto de escoger los mejores granos y mezclarlos de la forma precisa, tal como otros hacen un fetiche de conseguir la cosecha correcta del vino que irá mejor con su primer plato.

El café se prepara con los granos tostados de la planta perenne del cafeto. La planta requiere un clima cálido y húmedo y un suelo rico. Se sabe que se utilizaba antes del 1000 a.C. en Etiopía, por el siglo XV en Arabia y a mediados del siglo XVII había alcanzado la mayor parte de Europa y había sido introducido en América. La cafeína que se encuentra en el café es un estimulante cuando se usa con moderación. Puede causar irritabilidad, depresión, insomnio, indigestión y, si se usa en exceso eventualmente puede ocasionar a irregularidades cardiacas y delirios.

La cafeína y el mundo del trabajo

La adicción a la cafeína es un subsidiario de la adicción al trabajo. Casi todos los adictos al café son adictos al trabajo, ya que no hay necesidad de mantenerse estimulado de esa manera. Utilizamos la cafeína como una herramienta de poder para alterar los ritmos naturales del cuerpo para poder sobre producir. Incluso los niños están bajo enormes presiones hoy en día para producir y competir, así es que beben refrescos de cola hasta que son lo suficientemente “grandes” para beber café. El descanso tradicional para el café sirve para cambiar de marcha los valles de los biorritmos naturales del día. Ya no respetamos estos ritmos o los límites de nuestros cuerpos. Vivimos en ambientes artificialmente iluminados y calentados donde hemos perdido contacto con los ciclos del sol y de la luna y los ritmos de las estaciones. Antes, la tierra y todas las formas de vida descansaban durante el invierno. Tenemos en común con todas las formas del planeta que nuestro cuerpo está constituido por células, de forma que atravesamos un ciclo de lentitud natural por las noches y durante el invierno. Con los estimulantes sobrepasamos las partes lentas de nuestros ritmos para continuar produciendo todo el día durante todo el año.

El café es la herramienta de la visión en el trabajo, tanto así que los descansos para el café [coffe breaks] se han institucionalizado. Los adictos al café están buscando una visión o propósito en sus empleos, en sus estudios, en sus labores domésticas o en el trabajo mismo. La mayor parte del trabajo está tan vacío de visión que resulta insatisfactorio. En algún punto, las personas se dan por vencidas y dejan de esperar encontrar una visión de propósito en su trabajo. “Si no puedo encontrarla”, dice el adicto al café, “por lo menos permitidme que encuentre la energía para hacer lo que tengo que hacer”. La energía no es un sustituto de la visión y el café no sustituye la satisfacción laboral, no importa qué tan bien esté tostado y preparado.

Las mujeres, sus ciclos, los hombres y la cafeína

Donna exploró en su libro Being a lunar type in a solar world [Ser un tipo lunar en un mundo solar], cómo las mujeres profesionistas actualmente están siendo presionadas para funcionar como un hombre, actuando productiva y racionalmente en todas las fases de su biorritmo mensual. Para ambos, hombres y mujeres, la adicción al café es una herramienta para suprimir los asuntos femeninos y crear un individuo que funciona como una máquina de trabajo hiper masculina y agresiva, de la clase que opera a alta velocidad hasta que se declara obsoleta por una nueva clase de humano, en cuyo punto cae muerto de un ataque cardiaco.

El periodo de introversión, descanso y reflexión que las viejas culturas proveían a la mujer durante su menstruación se ve ahora como algo arcaico y sexista, aún cuando estaba diseñado con considerable sabiduría para el vehículo femenino. Las mujeres utilizan la cafeína para sobrepasar el periodo menstrual, para continuar siendo productiva y teniendo la mente clara todo el mes. Sin embargo, debido a la diferencia en los niveles hormonales premenstruales, las mujeres están hiper sensitivas a la cafeína en ese punto, especialmente al letal café solo cargado de azúcar. Obsérvate a ti misma y nota cómo una copa de café después de la comida está bien algunos días del mes y en otros te mantiene despierta la mitad de la noche. La cafeína interactúa fuertemente con el estrógeno y otras hormonas y por lo tanto te afecta de forma diferente en diferentes puntos del ciclo hormonal.

En un nivel menos conciente, las mujeres también han utilizado la cafeína y otros estimulantes como la nicotina para aumentar su periodo reproductivo y retrasar la menopausia. Este desarrollo desde hace pocas décadas es un estadio en la evolución del súper humano. El vehículo último tendrá menos diferenciación entre los sexosl conforme las diferencias psicofísicas van dejando de servir y de hecho impiden nuestro progreso. Las mujeres que se entrenan atléticamente o hacen dietas hasta que pierden sus ciclos, inconscientemente también están trabajando en el cambio del vehículo. La actual compulsión por la delgadez y el ejercicio, más allá de su tendencia a la distorsión, también es parte de ello. La gente gay que se muestra andrógina, también es parte de la evolución.

De forma similar, el cuerpo humano masculino está siendo sutilmente feminizado por los efectos de largo plazo de la introducción de la cantidad masiva de estrógenos que hay en los huevos, el pollo y otras carnes y por la proliferación del azúcar en nuestras dietas. Ninguno de estos cambios está llevándose a cabo dentro de la conciencia espiritual por parte de la élite industrial/financiera, todo lo que saben es que venden más productos de esa manera, pero el resultado final es una cooperación con el plan universal. Resulta muy confuso y paradójico que las motivaciones más carentes de conciencia algunas veces provocan las contribuciones más tangibles hacia la evolución del todo que las motivaciones más nobles y más elevadas.

Los efectos físicos y emocionales de la adicción a la cafeína

Todas las ideas consignadas anteriormente no son para glorificar el café o la cafeína por sobre otras drogas de las que hablaremos. Cualquier forma de adicción trae sufrimiento. Todos sabemos lo que se siente estar un poco inquieto por haber bebido demasiado café, pero el verdadero adicto está continuamente inquieto, de forma que no conoce un momento de paz. Las consecuencias emocionales de la adicción son la ansiedad eventualmente al extremo de llegar a los ataques de pánico. Muchos adictos a la cafeína están gastando mucho dinero en psicoterapia e incluso pueden estar tomando tranquilizantes para aliviar su ansiedad, irritabilidad y depresión son darse cuenta que su infelicidad es el resultado del exceso de cafeína. Muchos adquieren un segundo hábito de tomar pastillas para dormir, fumarse un porro o dos o beber unos tragos antes de dormir para contrarrestar la sobre estimulación de la cafeína. Como todas las adicciones, esta es sujeto de negación, de forma que el cafeinómano que necesita pastillas para dormir para descansar por la noche, le echa la culpa al estrés laboral.

Lo que ocurre físicamente es que cada órgano y cada sistema del cuerpo son estimulados para sobre producir. En particular el corazón y las glándulas adrenales se aceleran en respuesta al estrés, de forma que la cafeína afecta profundamente las adrenales y también el páncreas. Vivimos en un mundo estresante para el cual no existen mapas, guías ni certezas. Parte del estre´s de nuestro vehículo físico fue diseñado para un estilo de vida más arraigado a la tierra, más pastoral. Nuestros estilos de vida hiper adrenalizados son una adicción en sí mismos, una adicción a la excitación, a un mundo lleno de basura estimulante. Usamos la cafeína para arreglárnoslas a fin de vivir en medio del estrés. Sin embargo, la cafeína aumenta la respuesta adrenal y ultimadamente estresa las mismas glándulas adrenales, ocasionando que vivamos en un perpetuo estado de encontrarnos listos para pelear o para volar, de allí la ansiedad y la irritabilidad.

Lo que es la adicción varía de un individuo a otro, pero más de tres tazas de café al día indudablemente afectarán tu paz mental. La capacidad de tolerancia del cuerpo a la cafeína también disminuye con el tiempo y te sensibilizas a ella, de forma que llega un punto en el que tres tazas de café al día disparan la misma clase de sobre estimulación que diez tazas te ocasionaban antes. El síndrome de abstinencia físico de la cafeína puede ser sorprendentemente duro, variando entre un letargo extremo irritabilidad y depresión para los usuarios muy abusivos hasta efectos muy diversos como estreñimiento y cambios en el ciclo menstrual para los usuarios menos inmoderados. Como cualquier otro estimulante, los efectos de rebote del síndrome de abstinencia incluyen un periodo de depresión de las funciones de todo el sistema.

El café y los chakras

El chakra más fuertemente afectado por la cafeína es el plexo solar, el asiento del ego o el sentido de uno mismo. Muchas clases de trabajos que llevan a cabo las personas hoy en día son mucho más demandantes y conllevan más retos que en el pasado y por lo tanto ocasionan mucho más dudas acerca de nuestras capacidades. Los empleos corporativos están más involucrados con la gerencia y con las relaciones con diferentes niveles de autoridad, de lo que estaban las labores más físicas de antaño. Los descansos para el café intentan expandir tu poder. Para abandonar el café, necesitarás limpiar y fortalecer tu chakra del plexo solar regularmente. También sería conveniente proteger tu plexo solar mientras estés en el trabajo. En situaciones particularmente retadoras, como una evaluación o una presentación, incluso puedes pegarte con cinta adhesiva un pequeño cristal en esa área.

No es casualidad que el café se hiciera popular en un nivel global al mismo tiempo que el imperialismo se expandió alrededor del mundo. Por una parte, los conquistadores llevaron con ellos el café a todos los lugares a los que iban. Y por otra parte, también se ocasionaron heridas en los plexos solares en sus tratos con aquellos que conquistaban, debido a sus dudas acerca de ellos mismos como conquistadores. ¿Crees que es fácil ser un Alejandro Magno? Como veremos una y otra vez conforme hablemos de las diferentes sustancias, la adicción y la esclavitud son un fenómeno que va a la par, son cómplices criminales, por decirlo de alguna manera. Aunque la esclavitud ya no aparece de forma tan manifiesta en el mundo, su herencia de adicción continúa durante generaciones, transmitida tanto por los patrones de comportamiento aprendido, como por las alteraciones sutiles en la estructura genética que crea el abuso habitual a las sustancias químicas.

El café también afecta el tercer ojo y el chakra raíz. En sus mejores utilizaciones, el café es una herramienta para generar trabajo visionario a la vez que enraizado, al enlazar las energías del tercer ojo y el chakra raíz dentro del plexo solar. Cuando nuestros ancestros fueron nómadas o cuando el trabajo se realizaba en casa, en la forma de artesanías o dentro de las granjas, era más fácil hacer esta conexión. Conforme la era de la exploración y luego de la industrialización separó el mundo del trabajo del hogar, esta herramienta se hizo más y más popular. Mientras inicialmente estimula estos tres chakras de forma positiva, eventualmente los sobre estimula y ocasiona que se cierren. Uno bebe más esperando que esas energías vuelvan a despertar.

En lugar de beber café, puedes probar este ejercicio para activar las conexiones. Puedes hacerlo en tu escritorio en el trabajo. Siéntate tranquilamente. Pon tu palma derecha sobre tu chakra raíz y la izquierda en tu frente. Siente la energía circulando entre estos dos puntos de tu cuerpo. Cuando la energía se esté moviendo con facilidad, lleva las dos palmas sobre tu plexo solar. Inhala y exhala profundamente tres veces y luego continúa con tu trabajo.

Otras bebidas con cafeína

La mayor parte de este capítulo trata acerca del café, pero muchas otras substancias, con patrones menos adictivos, también contienen cafeína. Una de ellas es el té hecho con las hojas de la planta perenne del té nativa de la India y quizá de China y Japón, un pariente de la camelia que ha sido usado durante miles de años. El té se ha producido a escala comercial en china desde el siglo VIII debido a los mercaderes holandeses. El contenido de cafeína del té es menor que el del café. Los tés negros, se fermentan antes de lanzarse al mercado, los tés rojos están parcialmente fermentados y el té verde no lo está. Cada uno de estos procesos afecta ligeramente el poder de las propiedades de esta bebida preparada con las hojas secas.

El té es más benigno que el café, pero sus efectos en el cuerpo son similares si se consume en grandes cantidades. En el nivel energético el té afecta la mente conciente de una forma ligeramente diferente. Mientras el café nos apoya en el mundo del trabajo y nos da energía para integrar la visión en el mundo del trabajo, el té tiene el efecto contrario. Tiende a poner un velo entre la visión y el trabajo, apoyando la contemplación separada de la acción, afectando así los mismos chakras pero de una manera diferente. Todo lo que debemos hacer para entender esto es pensar en las diferencias entre un descanso para el café [coffe break] y una ceremonia del té, un ritual cuyos efectos ya no se cultivan en nuestra sociedad. Muchos de nosotros bebemos té, pero ya no somos animados a usarlo como una herramienta de poder, sólo como un estimulante.

La cola, un árbol tropical nativo de África, produce vainas que también contienen cafeína. Las nueces de cola se mastican por sus efectos y también son exploradas para usarlas en bebidas ligeras y medicinas. En Estados Unidos se consumen grandes cantidades de productos que contienen cola, pero es difícil decir cuánto de ello es una adicción a la cafeína y cuánto de ello es una adicción al azúcar. Así es que si te consideras una dicto a las bebidas de cola, también te conviene leer la información del capítulo acerca del azúcar. Las bebidas pesadas como el café y las bebidas ligeras hechas con cola como las sodas tienen efectos similares, las de cola producen un impulso de trabajo más leve que las hace más populares ente los estudiantes y entre los individuos más jóvenes.

El árbol del cacao, nativo de Sudamérica, produce vainas que son fermentada, cuyas semillas, llamadas granos de cacao, se usan para hacer la cocoa o el cacao de la cual se deriva el chocolate. Todos los productos con cacao contienen cafeína. El chocolate se produce mezclando granos tostados de cacao con azúcar, mantequilla de cacao y leche, de forma que la adicción al chocolate también está relacionada con el abuso del azúcar. Una bebida de chocolate preparada por los aztecas fue introducida a Europa por los invasores españoles en el siglo XVI. Hoy en día se utiliza en todo el planeta. Si las colas y el café animan el trabajo y el té a desconectarse del mismo, el chocolate se usa como una recompensa del trabajo, como un sustituto para la mayor alternativa al trabajo que nuestra cultura nos permite: el amor. Se dice que un químico encontrado en el chocolate también lo produce nuestro cerebro cuando estamos enamorados.

El mate, la yerba mate o té de Paraguay, se prepara con las hojas y los tallos de un árbol perenne de la sagrada familia que crece en Sudamérica. Aunque se usa poco en América del Norte y en Europa, es la bebida más popular de gran parte de Sudamérica y contiene más cafeína de la que contiene el arbusto del té. Sus efectos sobre el cuerpo son similares a los del café. Sus efectos sobre la conciencia son algo intermedio entre el té y el café, de forma que nos separa un poco de la vía del trabajo, pero no tanto como lo hace el té.

Los adictos en recuperación y la cafeína

En las reuniones de A.A: y otros programas anónimos, usualmente sirven cafés muy cargados, a menudo con azúcar y galletas. Algunos miembros mal aconsejan beber grandes cantidades de café como un substituto inofensivo de aquello a lo que están renunciando. Los alcohólicos en recuperación y otros adictos a menudo recurren a la cafeína para sostener el cambio de conciencia que están perdiendo y extrañan. Este entendible aunque destructivo intento de automedicarse contra la depresión, que es un proceso natural y sanador de la recuperación. Una vez que se detiene el abuso, el cuerpo se vuelve lento para repararse a sí mismo. El descanso es el mejor sanador, aunque es difícil trabajar, realizar noventa reuniones en noventa días pasar tiempo con tus seres queridos y aún así tener suficiente tiempo para descansar. Los adictos en recuperación creen que el café les ayudará a poder hacer tales malabarismos. Sin embargo, esta práctica sólo conduce al abuso de la cafeína y por lo tanto a otra adicción, con la clase de sufrimiento que ya se ha descrito anteriormente.

Hay un extraño fenómeno en los miembros de los grupos de Doce Pasos que trabajan duro en sus programas y están poniendo todo de su parte para recuperarse, pero aún así parecen espantosamente miserables todo el tiempo. Esto puede durar largos periodos, independientemente de la ayuda de la terapia y los programas oficiales para el tratamiento de la adicción. Otros miembros tratan de ayudarlos a sobrepasar su agonía y terminan alejándose de ellos. Estos infortunados terminan etiquetados como perturbados mentales. Nadie investiga cuanta cafeína o cuánto tabaco están usando, ya que todos subestimamos su poder. Es casi una regla que un adicto en recuperación que aún se encuentra miserable después de su primer año de sobriedad, en realidad ha adquirido otra adicción, ya sea el sexo o las deudas compulsivas, o el abuso del azúcar o la cafeína. Nunca subestimes el poder que la más pequeña adicción le roba a tu paz mental.

La humanidad ansía explorar la vida fuera del planeta

Los humanos, al menos aquellos que son residentes de la Tierra, están en un estadio particular de su desarrollo y esto explica por qué el trabajo ya no es una fuente de satisfacción. Tal como el vientre ya no sostiene y nutre al feto después de que alcanza un determinado estadio de su desarrollo, la Tierra ya no nos sostiene. Hemos pasado el estadio donde resulta satisfactorio estar arraigados a la tierra; anhelamos, aunque sea inconscientemente, las estrellas. La clase de trabajos que nos sostenían en la tierra ya no es suficiente. El café nos consuela, nos ayuda a continuar en el trabajo aburrido que aún se requiere para sostener la vida aquí en la tierra mientras tanto.

En un nivel más amplio, fuera de nuestra conciencia de vigilia, estamos usando el café para liberarnos de la tierra y de su forma humana actual, para ser capaces de adaptarnos a la vida fuera de la tierra. El café es la leche que nos desteta de la Madre Tierra. Nos estamos preparando para vivir en planetas donde el ciclo diurno es diferente de nuestras 24 horas. El café se utiliza, aunque no concientemente, para simular los diferentes biorritmos de esos planetas. Aquí no hay suficientes horas en el día ni suficientes horas de luz al año para llevar a cabo nuestras visiones.

Somos una generación de personas con nuevas visiones y usamos el café para impulsarnos, para sostenernos para perseguir el resultado que esperamos. Aquellos que se convierten en adictos y sensibilizados al café son aquellos que ya han hecho el cambio en el cuerpo mental pero aún no tienen la capacidad física. Los adictos al café son aquellos que ven cómo será la vida en la era por venir y que están determinados a funcionar de esa manera ahora, sin el vehículo apropiado. El abuso de la cafeína es una consecuencia de vivir en una era donde la mente y el espíritu están estirándose para alcanzar una nueva era, mientras los vehículos aún están enraizados en la vieja.

El vehículo apropiado para llevar a cabo esas visiones será desarrollado por la humanidad en el trascurso de su evolución. Estamos sujetos a varias clases de bombardeos de energía actualmente en la tierra. Todas están diseñadas para contribuir a ese desarrollo, que al principio será llamado mutación. La forma actual de los cuerpos terrestres es una larva inmadura, un estadio del desarrollo futuro de la forma humana completa. La actual forma terrestre humana es plenamente capaz de sostener la vida, sin embargo, está tan incompleta como lo está una oruga en relación a una mariposa. Es necesario entender que todas las formas de vida y son parte de un plan de desarrollo eterno del Universo. Ninguna morada o forma de vida se desperdicia; todo lo que está vivo está aprendiendo, así es que el ADN está aprendiendo y desarrollándose conforme nosotros lo hacemos. Incluso las células cancerosas son parte de ese desarrollo. Encontraremos la cura del cáncer cuando concluya esta fase de crecimiento y experimentación.

El feto de una mujer embarazada que abuse de la cafeína, incluso y especialmente aquellas que abortan, también es parte de la experimentación. En los años por venir, estaremos tan preocupados por el síndrome fetal de la cafeína como lo estamos ahora por el síndrome fetal del alcohol. Por ejemplo, algunos niños hiperactivos son realmente el producto de ese síndrome. Incluso los fetos de las bebedoras moderadas de café están tomando parte de esta evolución, donde el ADN está cambiando para aceptar el biorritmo alterado de la madre/anfitrión. El inquieto niño que se desarrolla a partir de tales embarazos siempre sufre de un vehículo inmaduro que aún no está coordinado; tal como ocurre con un adulto, esa misma hiperactividad necesita ser canalizada de forma productiva. Desde un punto de vista más amplio, todo es parte de la evolución hacia la vida fuera del mundo, hacia un sentimiento de pertenencia universal.

Si este conjunto de ideas parece lejano y a milenios de ser realizado, es porque aún tenemos materias pendientes que debemos dominar en esta fase de un solo planeta y que se encuentran relacionadas con la niñez que representan los nacionalismos. Una forma de vida que aún esté atascada en el odio racial, aún es muy primitiva para vivir confortablemente entre formas de vida cuyas diferencias no se limitan al color de la piel o el lenguaje. La comunicación universal a través de los medios es la herramienta más poderosa para la visión de una sola raza humana. Algunas de las visiones que quienes abusan de la cafeína están trayendo actualmente a la vida nos van a impulsar tanto hacia la unidad de un solo mundo y casi simultáneamente hacia la diversidad de mundos de la que estamos hablando. El centésimo mono será un viajero del espacio.

El diagrama transformador del hábito del café

En nuestro libro anterior introdujimos la idea de los diagramas transformadores del hábito como una herramienta para dejar tu adicción. Los hábitos, como las adicciones, están grabados en nuestros circuitos cerebrales, de la misma manera en que se programan los circuitos de una computadora. Para dejar el hábito, necesitas borrar y rescribir el circuito y para esto son estos diagramas.

Este es el diagrama para la cafeína. Para usarlo mira de arriba hacia abajo entre las dos líneas verticales paralelas en el centro del diagrama unas 25 veces. Puedes fotocopiar este diagrama y llevarlo contigo al trabajo para utilizarlo cada vez que sientas la necesidad de una taza de café. Úsalo por lo menos de tres a cinco veces al día.

El uso adecuado del café

Ya que el café es una herramienta para liberar la energía del trabajo, a menudo se abusa de ella. No es un alimento y su introducción repetitiva en el tracto digestivo es una violación de la integridad territorial de nuestros órganos internos. Sin embargo el uso infrecuente puede ser una ayuda para estimular el cuerpo para que trabaje eficientemente. La siguiente es una propuesta no dañina para usar el café si sientes que no puedes renunciar a él.

EJERCICIO: La luz del café

Sigue los siguientes tres pasos:

Prepara una pequeña cantidad de café, moliéndolo a mano si es posible. El café instantáneo no servirá. Prepara entre un cuarto de taza o media taza como máximo.

Siéntate en un lugar tranquilo dentro de tu burbuja de luz blanca. Siéntate mirando hacia una ventana de ser posible, sin mirar nada en particular, más bien mirando vagamente el horizonte y bebe lentamente el café.

Conforme el café entra en tu cuerpo, siente cómo entra en tu canal energético hasta que alcanza el chakra raíz. Cuando llegue allí, liberará una tremenda y bella luz color naranja. Esta luz naranja te proveerá de toda la energía que necesitas.

Siente cómo se dispersa a través de todo tu cuerpo y siente que puedes almacenar algo de ella en tu plexo solar.

Cuando te sientas energizado, disuelve la burbuja y regresa a tu trabajo. Cuando sientas que necesitas una nueva dosis, no regreses a la cafetera, recurre a la luz naranja que fue liberada por el café en este ejercicio y no lo hagas más de una vez al día.

Este sustituto de luz así como las esencias y piedras que se recomendarán a continuación te servirán mejor que este limitado uso del café. Un paso intermedio sería sostener los granos de café en tus manos y absorberlos a través de tus palmas. La vibración llegará justo donde la necesites.

EJERCICIO: Un sustituto del café, una herramienta de trabajo

Esta meditación ayudará a cualquiera que sienta la necesidad de más energía para trabajar en el mundo, en su empleo o en un trabajo creativo. Servirá como una leve alternativa a una taza de café, excepto que no hay verdaderamente ningún café involucrado, es muy similar al ejercicio anterior, que puede servir como un paso en el proceso de abandonar el café. Sigue los siguientes pasos:

Siéntate en tu burbuja de luz blanca. Relaja los músculos de tu cara y del cuello hacia abajo.

Cada vez que inhales, visualiza una delgada pero brillante columna de luz brillante color naranja entrando por la parte superior de tu cabeza. Con cada inhalación condúcela más y más abajo por tu columna vertebral.

Cuando la luz naranja alcance la base de tu columna, el cóccix, liberará energía, que fluirá en forma de olas de luz naranja.

Cada vez que inhales, la luz naranja del cóccix saldrá hacia fuera, hacia tu cuerpo hasta que haya llenado cada parte de él.

Cuando tu cuerpo esté lleno de luz naranja brillante y te sientas vital, afirma que tu intención es abrir el lugar dentro de ti que sostiene la energía que necesitas para llevar a cabo tu trabajo, el chakra de tu plexo solar.

Disuelve la burbuja y regresa a lo que estabas haciendo. Mira si en verdad tienes más energía con la cual trabajar. Repítelo cuando sea necesario, máximo una vez por hora.

Si estás cansado y te sientes un poco drenado, el ejercicio físico te ayudará para re-energetizarte. Media hora de ejercicio aeróbico hará maravillas. Uno de esos pequeños trampolines redondos es uno de los mejores trucos.

Esencias y piedras que ayudan a reemplazar el café

Los remedios florales puedes ser muy útiles para cortar el hábito del café. La esencia floral [del café] COFFEE disminuye la adicción y trabaja firmemente en el cuerpo mental para llevar a cabo la decisión. Si tomas una gota de la esencia diluida cada vez que sientas ganas de una taza de café, tu necesidad de cafeína cambiará. La planta del [té] TEA también está disponible como esencia y puede ayudar a los bebedores de té, pero no tenemos conocimiento de su funcionamiento. LEMON es útil para el cuerpo mental y es específico contra la adicción a la cafeína. Si la necesidad de cafeína surge de un problema del plexo solar, SUNFLOWER ayuda a equilibrar el ego, mientras que varias esencias como SELFHEAL, GENTIAN y LARCH ayudan con las dudas acerca de uno mismo.

Hay numerosas esencias relacionadas con la energía y con la fatiga. Las más cruciales son HORNBEAM, OLIVE y OAK, cada una lidia con algún tipo de cansancio, desde el más leve hasta el más extremo. Lo que ha notado Donna en los periodos de varios años en que los ha usado debido al cansancio es que después de un tiempo te vuelves más listo y dejas de usar el café son apenas pensar en ello. Aprendes algo acerca de cómo conservar tu energía y descansar, de forma que no trabajas hasta el punto del colapso.

Varias esencias a las que nos referimos en el libro anterior en referencia a la forma de llevar a cabo tus visiones, también ayudan a los adictos a la cafeína: ELM si estás sobrecogido por los retos y tiendes a darte por vencido fácilmente. La combinación de BLACKBERRY, MADIA e IRIS es, una vez más, excelente para manifestar tu visión, siendo MADIA el ingrediente principal que te ayuda a concentrarte y enfocarte. SHOOTING STAR puede ayudar a quien sería un viajero del espacio a lidiar con la alineación, aunque sea inconsciente, de estar físicamente atrapado en la tierra mientras el corazón anhela las estrellas.

También hay un sustituto de cristal para el café y otros productos con cafeína. Necesitas un pedazo de amatista del tamaño de una uva y una pieza de turmalina verde oscura del mismo tamaño o un poco menor. Sostén la amatista en tu mano izquierda y la turmalina en tu derecha. Siente las pulsaciones de energía emanando de las dos piedras y permite que se esparzan por tu cuerpo, mezclándose y llenándote de poder. Siente que puedes sostener esta energía en tu pecho y moverla fuera de él. También puedes llevar estas dos piedras contigo, es mejor si tienes dos bolsillos y pones las piedras en sus lados adecuados.

Las piedras para el plexo solar te ayudarán a reemplazar la cafeína. Prueba a pegarte con cinta adhesiva una malaquita, peridot, turmalina verde o un cristal de cuarzo transparente en el plexo solar mientras duermes, o cuando estás en una situación que amenace tu autoestima. Asegúrate de limpiar a fondo las piedras después de usarlas.

FUENTE: http://www.reikiare.com/t4385-chacras-y-cafeina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s