Archivo | 28 octubre, 2013

MerKaBa: su significado profundo

merkaba

 

La palabra MerKaBa está compuesta de tres palabras más pequeñas: Mer, Ka y Ba. Estas palabras, como las estamos usando, provienen del Egipto antiguo. Existen diversas pronunciaciones de MerKaBa tales como Merkabah, Merkava, y Merkavah. Nosotros generalmente pronunciamos la palabra con el énfasis en la segunda sílaba MerKáBa. Otros la pronuncian con un acento igual en cada sílaba como: MerKaBa.

Mer

El Ser Uno (Todo, Dios, Alá,…) es Consciencia Perfecta. Su Estado Natural es Concentración Absoluta (el “big” al que se refiere la astrofísica), que conlleva indisolublemente Quietud y Movimiento. Y el Movimiento se plasma en la Emanacióninnata de su Esencia o Espíritu, vibración pura e infinita, cuya expansión (“bang) genera la Creación.

En este marco, Mer es la Esencia o Espíritu emanado y expandido, que “llena” la totalidad de la Creación: como el aire o el gas llenan un globo, aunque la expansión divina sigue pautas de geometría fractal, por lo que, siguiendo el ejemplo, estaríamos ante un globo no redondo, sino con forma de mancha de agua o de coral. En la protohistoria de la Humanidad, Mer fue contemplado como un tipo específico de luz o energía de vibración infinita, denominándosele también Amor. Este conocimiento fue recuperado durante la 18ª dinastía egipcia, en la época de Akenaton, quien cambió la adoración de muchos dioses por un solo Dios, Creador de toda la Vida.

El Ser Uno es increado, siempre ha existido y existirá. En cambio, Mer es creado por la Emanación (Movimiento) del Ser Uno en un momento presente en lo que lo eterno se desenvuelve. Por lo demás, Mer participa de la misma calidad y frecuencia vibracional que el Creador, por lo que goza de todas sus capacidades y potestades, incluso la de Crear. Por esto, Mer es, a la vez, Creación y Creador. Y por esto la Creación es también Creadora (lo que explica lo que Dios dijo a Moisés en el Monte Sinaí: “Yo Soy el que Soy” y “Yo Soy lo que Resultaré Ser”).

En la tradición cristiana, Mer, el Espíritu emanado y expandido, es el “Hijo”, mientras que la Emanación en sí constituye el Principio Único de cuanto existe o “Padre”.

Ba

Por su parte, Ba es el Verbo, esto es, la vibración que va indisolublemente asociada a la emanación de la Esencia o Espíritu, como, analógicamente, el pensamiento humano lleva asociado pequeñas vibraciones, aunque en el caso del Verbo la magnitud de las vibraciones es colosal.

A diferencia del Espíritu, la gradación vibracional del Verbo es finita, por lo que en el seno de la Creación (en el interior del globo que el Espíritu “llena” en su totalidad) se condensa de innumerables maneras, adquiriendo menor frecuencia vibratoria (más densidad material) cuanto mayor sea tal condensación.

En la Tercera Dimensión (espacio-tiempo finito, dualidad,…) en la que experimenta la existencia el ser humano, Ba es lo que denomina materia, incluido su cuerpo físico. Pero hay otras muchas dimensiones en las que la condensación del Verbo es menor. En ellas también existe algún tipo de “materialidad”, aunque menos densa y con mayor rango vibratorio (siempre finito) que en la tridimensión, por lo que puede ser imperceptible para los sentidos físicos humanos, que sólo se percatan de la “materialidad” en una determinada franja vibracional (como el oído solo percibe el sonido dentro de un intervalo vibratorio específico).

Ka

Por tanto, en el seno de la Creación, el Verbo se condensa en innumerables dimensiones vibracionales y modalidades manifestadas (vibración siempre finita) de existencia: a más condensación, menor frecuencia vibratoria y mayor densidad material. Y, como se ha expresado coloquialmente, el Espíritu (vibración infinita) llena toda la Creación. Es por esto que la Inmanencia de Dios. Es decir, que en cualquier manifestación condensada del Verbo está subyacente el Espíritu: sea cuál se el grado de condensación del Verbo y la modalidad de existencia que derive, el Espíritu está subyacente en ella. No puede ser de otro modo, pues el Espíritu “llena” la Creación.

Y aunque el Espíritu es Uno, se hace inmanente de manera específica en cada manifestación o modo condensado de existencia (como el aire es uno, pero, al inspirar, penetra en los pulmones de cada persona en concreto). A esta presencia especifica del Espíritu en cada manifestación condensada del Verbo es lo que diferentes corrientes espirituales han llamado Espíritu Santo.

Es por esto que en cada modalidad de existencia “material” (por ejemplo, el ser humano) se produce una convivencia entre dos frecuencias vibratorias bien distintas: la infinita del Espíritu (Espíritu Santo) y la finita del verbo condesando (corporeidad física de la persona). Y cuando dos frecuencias vibracionales distintas “conviven”, surge de manera innata y automática una tercera gama vibracional cuya frecuencia oscilará entre la alta y la baja. Se trata de lo que la ciencia denomina “efecto heterodinaje”. ¿Qué surge de la convivencia vibracional entre el Espíritu Santo y una manifestación condensada del Verbo (verbigracia, el cuerpo humano)?: el alma o alma-personalidad, en expresión de diferentes tradiciones espirituales. Y es el alma lo que representa Ka.

Como la semilla de la célebre parábola del sembrador, el alma está llamada a dar fruto y crecer, esto es, a ir acercando su gradación vibratoria a la del Espíritu. Pero al regir en la Creación el libre albedrío, estará en función de cada ser humano (del grado de consciencia con el que se identifique) que esto sea así o que, por el contrario, la vibración del alma se mantenga en bajas frecuencias, más próximas a las que son propias de la materialidad.

Las almas que han ganado potencia vibratoria y consciencial hasta aproximarse a la gradación pura e infinita del Espíritu son calificadas como “almas-Espiritu”; en cambio, las que se mantienen en niveles de baja consciencia y reducida frecuencia vibracional, cercana a la densidad de la corporeidad o materia, reciben el nombre de “almas-egóicas”. Entre ambas modalidades, existen una enorme variedad de gamas vibratorias por las que transitan las “almas-personalidad” en función de las vivencias conscienciales que experiementan en su cadena de encarnaciones por muy diversas dimensiones existenciales.

Mer-Ka-Ba: Espíritu, alma y cuerpo

Por tanto, Mer es el Espíritu, Ka es el alma y Ba es el Verbo. Y Mer-Ka-ba, en su conjunto, la representación global, completa y cosmogónica de la Creación.

Igualmente, a escala humana, Mer-Ka-Ba sintetiza la unidad trina del ser humano como Espíritu (Espíritu Santo), alma y cuerpo (Verbo condesando con una determinada densidad y gradación vibratoria)

Por ello, el Mer-ka-ba describe a cada persona como un vórtice o centro de energía que, siendo uno, aglutina armoniosamente tres modalidades energéticas, vibracionales y electromagnéticas: Espíritu, vibración infinita; corporeidad material, vibración finita y densa; y alma, cuya gradación oscilará entre la del Espíritu y la materialidad corporal.

Vórtice vibracional y electromagnético: campo contra rotatorio de energía

Desde esta perspectiva, cada ser humano cuenta con su Mer-Ka-Ba, su auténtica identidad como vórtice vibracional y electromagnético en el que la energía fluye cual campo contra rotatorio, ya que la vibración del Espíritu y la del alma se movilizan en sentido contrario (como si en un reloj, una aguja se moviera en el sentido ordinario, de 0 a 12, y otra en el sentido inverso, de 12 a 0). Y en el centro de tal campo contra rotario de energía se sitúa el cuerpo físico, con su baja gradación vibratoria.

Sabiendo lo anterior, el ser humano puede concebir el Mer-Ka-Ba como una especie de vehículo en cuyo interior se encuentra, utilizándolo para acceder y experimentar otros planos de realidad o potenciales de vida. Esto por esto que distintas escuelas espirituales se refieren al Mer-Ka-Ba como campo de energía cristalino compuesto de geometrías sagradas específicas, que alinean a la mente, al cuerpo y al corazón. Este campo de energía creado desde la geometría sagrada, se extiende alrededor del cuerpo hacia una distancia de 20 metros y giran a su alrededor a una velocidad cercana a la de la luz.

Desgraciadamente, la falta de consciencia y escala calidad vibratoria de muchas personas, limita grandemente esta velocidad, llegando, incluso, a parar a casi por completo su movimiento. A la par, los seres humanos más conscientes, puede voluntariamente incrementar la velocidad utilizando la meditación. Para ello, basta con concentrarse mentalmente en el Mer-Ka-ba que lo rodea (según la figura geométrica que se usa normalmente para representarlo) y utilizar la respiración profunda y rítmica como medio para impulsar el movimiento de las corrientes contra rotatorias de energía Un Mer-Ka-Ba completamente activado se visualiza energéticamente como la estructura de una galaxia.

De esta forma, el Mer-Ka-Ba permite experimentar la conciencia expandida, conecta con potenciales elevados de consciencia, y restaura el acceso y la memoria hacia las posibilidades infinitas de nuestro ser, integrando fluidamente los aspectos femeninos (intuitivos, receptivos) y los masculinos (activos, dinámicos) de la mente y del alma-personalidad

fuente http://emiliocarrillobenito.blogspot.com.es/2010/05/merkaba-su-significado-profundo.html

GEOMETRÍA Y MERKABA

Podemos comenzar explicando que nuestro cuerpo está rodeado por un campo magnético cuya activación nos permite equilibrar nuestra salud, desarrollar nuestro potencial y crecer espiritualmente conectándonos a nuestro Yo Superior. El misticismo Merkaba nos muestra cómo conseguirlo a través de la limpieza de nuestros campos electromagnéticos y de ejercicios como mudras y movimientos oculares.

El concepto de Merkaba como vehículo de ascensión espiritual no es nuevo, sino que se encuentra en las enseñanzas herméticas. La literatura bíblica, apocalíptica y esotérica fue la fuente de conocimiento de los primeros místicos judíos de los siglos I y II de nuestra era. Muchas de las claves del misticismo Merkaba (también escrito Merkabah, Merkava y Merkavah) se encuentran en el Libro de Enoc, las experiencias del profeta Elías conducido al cielo en un carro de fuego guiado por caballos de fuego y, sobre todo, en la visión del Carro de Jehová (Merkaba) de Ezequiel (1:4-26). Debido a esta última referencia este tipo de misticismo judío, anterior a la Cábala, era conocido como La Obra del Carro, ya que fue inspirado por la visión de Ezequiel. Los místicos con su Merkaba intentaron llegar al trono de la Divinidad, es decir, ascender para tener la experiencia de “Aquél que se sienta en el Trono” mediante una serie de meditaciones y rituales que propiciaran su propia ascensión espiritual. Entre ellos figuraban formas internas y externas de contemplación (geometría y textos sagrados incluidos), vaciar la mente y concentrarse en la luz. Esta rica tradición espiritual ha seguido desarrollándose hasta ahora y son muchas las personas interesadas en acceder a ese conocimiento para alcanzar niveles más elevados de conciencia y espiritualidad.

 

Se trata de un campo de energía cristalino integrado por geometrías sagradas que permiten alinear mente, cuerpo y corazón. Este campo electromagnético de geometría sagrada se extiende unos 18 ó 20 m alrededor del cuerpo y gira a gran velocidad –se supone que a la velocidad de la luz –, pero en la mayoría de las personas se encuentra inactivo por falta de atención y uso, o bien por la existencia de energías que lo bloquean. Sin embargo, el Merkaba puede ser creado o activarse mediante limpiezas y correcciones de los campos electromagnéticos, curación y apertura del corazón y una combinación de respiraciones, mudras y movimientos oculares. Durante el proceso queda restaurado, a la vez que se sanan y equilibran la mente, el espíritu y las emociones.

La meditación Merkaba junto con la realización de dibujos-mandalas de la flor de la vida y los sólidos platónicos se activa los campos electromagnéticos del cuerpo humano que, además de promover el crecimiento espiritual, favorecen la autocuración: “Lo primero que debemos aprender es cómo limpiarnos energéticamente. Los conflictos emocionales van deformando nuestro campo energético y, si no nos saneamos, acumulamos un montón de basura. Para eso tenemos que aprender a respirar prana y a crear dos esferas pránicas, una interna y otra externa. A continuación, hay que cambiar nuestra frecuencia y la calidad del prana inhalado”, explica Drunvalo Melchizedek.

La respiración Merkaba se basa en visualizar un tubo de luz que atraviesa todo el cuerpo desde una distancia de un palmo por encima de la cabeza hasta un palmo por debajo de los pies pasando por la glándula pineal, lo cual permite entrar en contacto directo con nuestro Ser Superior para que emerja una guía clara y confiable: “Te ofrece los medios para sanarte y ayudar a sanarse después a otros. Cuando un ser humano respira prana a través del tubo en vez de a través de la nariz y la boca, los centros superiores se abren y salen a la luz nuevas y extraordinarias posibilidades”.

QUÉ ES EL MERKABAH

El término Merkaba o Merkabah procede del hebreo y significa “carro” o “carroza”. En las enseñanzas esotéricas modernas el Merkaba se define como un vehículo interdimensional bajo forma isométrica compuesto por dos tetraedros de energía con un centro común y colocados en sentido inverso, es decir, un tetraedro apunta hacia arriba y el otro hacia abajo.

En la siguiente figura vemos como el genio de Leonardo Da Vinci plasmó este vehículo en su “Hombre de Vitrubio”:


El investigador Drunvalo Melchizedek, moderno divulgador del Merkaba, describe la figura que forman ambos tetraedros como un tetraedro estrellado, similar a una Estrella de David en tres dimensiones. Hay una dimensión para el campo magnético, otra para el campo eléctrico y otra para el campo físico. La rotación de dos de estos campos en sentido contrario a gran velocidad configura el vehículo ascensional Merkaba, que se parece a la estructura de una galaxia. Para activar el Merkaba hay que hacer rotar a una velocidad cercana a la de la luz el campo de energía invisible alrededor del cuerpo humano, con su centro en la columna vertebral. Cuando se ha activado es posible llevar la conciencia a dimensiones superiores.

Tras recargarse energéticamente y trabajar con el corazón para sanarlo de las consecuencias de los golpes que ha recibido en la vida, uno se encuentra en un estado óptimo para activar los campos electromagnéticos propios:   “Al principio estos campos van a girar a un tercio de la velocidad de la luz y van a formar un campo con forma de manzana.   Si aumentas esta frecuencia aún más, la energía adopta una forma elíptica.   Éste es tu Merkaba, señala Drunvalo.

Cuando se ha aprendido a activar el Merkaba uno se siente en un estado óptimo para enfrentarse a todos los retos de la vida.   El trabajo con el Merkaba supone un cambio en la vida y una respuesta a las inquietudes que cada persona tenga.

Es un método de meditación y énfasis en reforzar el campo bioeléctrico del eje hipotálamo-hipófisis. Cambia el aura de dicho eje; descubres nuevas formas sencillas y prácticas para relajarte en su actividad cotidiana.Aprender los pasos básicos de la meditación Merkaba no es suficiente para experimentar plenamente los beneficios psico-espirituales que aporta un Merkaba activado.

También resulta fundamental la apertura del corazón y la experiencia del Amor Divino. De ahí el interés de explorar formas especiales de abrir el corazón despertando la compasión, el amor incondicional y la armonía interna, a la vez que se facilitan los medios para tener una experiencia directa con el Amor Divino. “La experiencia directa de nuestro potencial más grande nos brinda la oportunidad de ir mucho más allá de lo que pueden enseñar las palabras y los libros. La mayoría de las personas que lo practican experimentan sensaciones de energía y apertura del corazón como nunca lo habían logrado.

Generalmente, se crea un lazo muy fuerte entre otras personas y el sentimiento de familia nutre a todos a tu alrededor. Descubres cosas sobre tí mismo que no sabías o que no recordabas”, concluye Drunvalo.

LA LUZ DEL MERKABA: BENEFICIOS FÍSICOS Y PSÍQUICOS

 

Cuando se practica la meditación Merkaba y la “respiración de la unidad”. Se obtienen los siguientes beneficios:

– Abrir nuestro corazón.
– Eliminar miedos y prejuicios.
– Más equilibrio psicofísico.
– Manejo óptimo de la propia energía y capacidad de autocuración.
– Menor necesidad de sueño.
– Sincronización de los hemisferios cerebrales, lo que favorece el equilibrio  mental y emocional.
– Mayor contacto con la parte más elevada del alma.
– Percepción más rica y elevada del mundo.
– Abandonar el papel de víctima y apreciar cada evento de la vida como único e intransferible.
– Reactivación de la glándula pineal, con el consiguiente aumento de las habilidades telepáticas y extrasensoriales.
– Se recuerda la misión original que nos ha sido encomendada.
– Integración de los aspectos femenino (anima) y masculino (animus) de la personalidad.

FUENTE http://violetadedios.wordpress.com/geometria-y-merkaba/

LA FLOR DE LA VIDA

geo7

 

La Flor de la Vida es un símbolo sagrado para muchas culturas alrededor del mundo. A simple vista puede verse como 19 círculos concéntricos, sin embargo, dentro de éste dibujo ancestral se pueden encontrar todos los bloques de construcción del universo que nosotros llamamos los Sólidos Platónicos. Representa una metáfora que ilustra la conexión de toda la vida y del espíritu dentro del universo.

El símbolo de La Flor de la Vida ha sido encontrado en diversas ubicaciones alrededor del planeta. Nadie sabe con certeza qué tan viejo es realmente este símbolo. Podemos tener una idea aproximada de una edad mínima por el templo medio de Osirión en Abydos, Egipto, en donde se encuentra este símbolo. También ha sido encontrado en Masada Israel, el Monte Sinaí y muchos templos en Japón, en China y más recientemente en la India.

El símbolo de la Flor de la Vida, fue llamado así porque simboliza un árbol que contiene una flor la cual a su vez contiene una semilla, la cual a su vez contiene un árbol. así, la semilla tiene la imagen dentro de si del árbol.

La flor debe contener dentro de si la imagen de la semilla. La parte de la flor de la vida que es la semilla es el circulo central, como también los seis círculos alrededor de ella.

La figura de “La Semilla” es la misma figura encontrada en la pared en Abydos en Egipto. Referida como “La Semilla de la Vida”.
La mayoría de las personas esta familiarizada con el diagrama conocido como “árbol de la Vida”. Que a menudo se cree que su origen estuvo con la Cábala y la tradición Hebrea, pero en verdad es mucho mas antigua. El “árbol de la Vida” en imagen ha sido encontrado por Donal Beaman en tres columnas tanto en Karnak y Luxor, Egipto, que tienen un mínimo de 4.000 años atrás.

Uno de los patrones que “emergen” de la Flor de la Vida es el tetraedro en forma de estrella insertado en una esfera. Todas las formas de vida tienen campos de energía alrededor del cuerpo que se acoplan a esta geometría. Cuando activamos estos campos de energía de una forma concreta. Se crean campos de fuerza energética que podemos usar para viajar entre dimensiones y “ascender”. La aparición de este patrón en las pirámides de Marte (según Richard Hoagland de la NASA) y en algunos de los círculos en los cultivos, indican que esta información esta en poder de formas más avanzadas de conciencia. 
La Esfera Holográfica de la Flor de la Vida, con los comandos de activación, es un medio automático para viajar a través de este Universo e ir mas allá de la conciencia lineal. Y con dos cambios vitales, obtendrás una reacción muy diferente. Primero cambia él titulo de Esfera Holográfica por el de “El Holograma del Amor” (del amor incondicional) y añade la frecuencia 13:20.33. Cuando haces esto, la semilla del amor incondicional de cada célula de tu cuerpo se activa y simplemente se pone a rotar, retornando a través del Continuurn del Tiempo a su Fuente Original de Amor en las Dimensiones de Alta frecuencia Divina

Mas sobre la Geometria Sagrada

geo_sagrada

 

 La Geometría está presente por doquier en toda la naturaleza, está en el basamento de la estructura de todas las cosas desde las moléculas hasta las galaxias, desde los ínfimos virus hasta los grandes elefantes. A pesar de nuestra actual separación del mundo natural, nosotros seres humanos seguimos ligados a las leyes naturales del universo.
– El término Geometría significa literalmente ” medida o medición de la tierra “.
– Es una herramienta fundamental que está estrechamente ligada a todo aquello que sea hecho por las manos del hombre y desde tiempos antiguos a todo lo que significan las mediciones, que en esos tiempos eran consideradas como pertenecientes a una de las ramas de la Magia. En la antiguedad la magia, la ciencia y la religión eran de hecho inseparables, constituyendo el fundamento del conocimiento de los sacerdotes.
– La armonía inherente a la geometría fué comprendida como una de las expresiones del plan divino que basamenta al universo, un patrón metafísico que determina lo físico. La realidad interna, trascendente a las formas externas, ha permanecido a través de la historia como la base de las estructuras sagradas. Hoy día es tán valido construir un edificio moderno de acuerdo a los principios de la geometría sagrada como lo fué en el pasado en estilos como el egipcio, griego, románico, islámico, gótico o renacentista.
La proporción y la armonía se hallan intimamente ligadas a la geometría sagrada, porque ella a su vez está ligada metafísicamente a la estructura íntima de la materia.

Los principios de la Geometría Sagrada
– Los principios que basamentan disciplinas tales como la geometría sagrada, la magia o aún la electrónica están ligados a la naturaleza del universo. Las variaciones en la forma externa pueden estar influídas por consideraciones religiosas o aún políticas, mas los fundamentos operativos permanecen constantes. 
– Un ejemplo lo encontramos en una analogía eléctrica.Para poder iluminar con una lámpara eléctrica es necesario cumplir con una serie de condiciones. Es necesario hacer circular por dicha lámpara una corriente eléctrica de determinada intensidad, para lo cual hay que aplicar una tensión eléctrica por medio del circuito y las conexiones adecuadas.Estas condiciones no son negociables, si algo se realiza la lámpara no ha de iluminar o se quemará. Todo aquél que realice tales tareas debe adherirse a estos principios fundamentales o fallará en su intento. Tales principios son independientes de toda consideración política o sectaria, el circuito ha de funcionar ya sea bajo un régimen dictatorial como bajo uno democrático.
– De manera análoga, los principios fundantes de la geometría arcana trascienden las consideraciones religiosas sectarias. Como una ciencia que lleva a la reintegración de la humanidad con el todo cósmico, ella ha de obrar, como en el caso de la electricidad, sobre todo aquél que reuna los criterios fundamentales, sin importar de quién se trate. La aplicación universal de idénticos principios de geometría arcana en lugares separados por vastos espacios de tiempo, lugar y creencia atestigua su naturaleza trascendental. Fué aplicada a las pirámides y templos del Antiguo Egipto, los templos mayas, los tabernáculos de Jehová, los zigurat babilonios, las mezquitas islámicas y las catedrales cristianas. Como un hilo invisible los principios inmutables conectan estas estructuras sagradas.
– Uno de los principios de la geometría sagrada lo encontramos en la máxima hermética “como es arriba, así es abajo” y también en ” aquello que se halla en el pequeño mundo, el microcosmos, refleja lo que se halla en el gran mundo o macrocosmos”. Este principio de correspondencia se halla en la base de todas las ciencias arcanas, donde las formas del universo manifestado se reflejan en el cuerpo y constitución del hombre.
– En la concepción bíblica el hombre ha sido creado a imágen y semejanza de Dios, siendo él un templo dispuesto por el Creador para albergar al espíritu que eleva al hombre por encima del reino animal. Por ello, la geometría sagrada no trata unicamente sobre las figuras geométricas obtenidas a la manera clásica con compás y escuadra, sino también de las relaciones armónicas del cuerpo humano, de la estructura de los animales y las plantas, de las formas de los cristales y de todas las manifestaciones de las formas en el universo.
– Desde tiempos remotos la geometría ha sido inseparable de la magia. Aún las arcaicas inscripciones en las rocas siguen formas geométricas. Debido a que las complejidades y abstractas verdades expresadas por las formas geométricas solamente pueden ser explicadas como reflexiones de las más profundas verdades , fueron consideradas como misterios sagrados del mayor nivel y fueron puestas fuera de los ojos profanos. Estos profundos conocimientos pudieron ser transmitidos de un iniciado a otro por medio de símbolos geométricos sin que los ignorantes de ello siquiera tomaran nota que se efectuaba dicha comunicación.
– Cada forma geométrica está investida de un significado simbólico y psicológico. De esta manera todo aquello hecho por la mano del hombre que incorpore dichos símbolos deviene un vehículo para las ideas y conceptos incorporados en su geometría. Através de las edades las geometrías simbólicas han sido las bases parala arquitectura sagrada y aún profana.
– Algunas subsisten todavía como potentes arquetipos de fé: el hexagrama como símbolo del Judaísmo, la cruz en el Cristianismo.

Las formas y figuras geométricas
– Unas pocas formas geométricas constituyen la base de toda la diversidad de la estructura del universo.
Todas estas formas geométricas básicas pueden ser fácilmente realizadas por medio de dos herramientas que los geómetras han usado desde los albores de la historia: la escuadra y el compás.
– Como figuras universales, su construcción no requiere de ninguna medida, ellas se dan también a través de formaciones naturales en el reino orgánico como en el inorgánico.

El círculo
– El círculo ha sido seguramente uno de los primeros símbolos dibujados por el hombre. Es simple de dibujar, es una forma visible cotidianamente en la naturaleza, visto en el cielo como los discos del sol y la luna, en las formas de animales y plantas y en las estructuras geológicas. Muchas construcciones antiguas adoptaron esta forma, los tipi americanos y los yurt mongoles son los sobrevivientes de estas formas universales. Desde los círculos neolíticos británicos y a través de las formas megalíticas de piedra circulares de los templos, la forma circular ha imitado la redondez del horizonte visible, haciendo de cada construcción un pequeño mundo en sí mismo.
– El círculo representa la completura y la totalidad. En un antiguo tratado alquímico se lee :
” Haz un círculo del hombre y la mujer, y dibuja fuera de él un cuadrado, y fuera del cuadrado un triángulo. Haz un círculo y tendrás la piedra de los filósofos “.
– El círculo ha sido empleado como símbolo de la Eternidad y de la Unidad.
– Como eternidad porque no tiene principio ni fin y siempre retorna al mismo punto. También por esta razón simboliza el Universo, no hay punto donde comience ni punto donde tenga fin, entonces todo lo contiene y no hay nada fuera de él, por ello también es símbolo de la Unidad, especialmente cuando en él se hace presente el centro como símbolo de la primera manifestación.
– También simboliza el Destino, Hado o Necesidad y la ley cíclica porque a medida que la rueda de la vida gira los ciclos retornan marcando en la naturaleza la repetición y renovación de los ciclos de vida y en la historia humana el eterno retorno de los arquetipos.

El cuadrado
– Muchos templos antiguos fueron realizados bajo una forma cuadrada. Representando el microcosmos y con ello la estabilidad del mundo, esta es una característica saliente de las llamadas montañas del mundo, los zigurat, las pirámides y los stupas. Estas estructuras simbolizan el punto de transición entre el cielo y la tierra, centradas idealmente en el omphalos, el punto axial en el centro del mundo,su ombligo.
– Puede ser dividido en cuatro cuadrados haciendo una cruz que automáticamente define su centro. Orientado hacia los cuatro puntos cardinales, en el caso de las pirámides egipcias con excepcional precisión, puede ser además biseccionado además por diagonales, dividiéndolo en ocho triángulos. Estas ocho líneas, radiando del centro, forman los ejes hacia las cuatro direcciones del espacio, y los
cuatro rincones del mundo, la división octuple del espacio. Esta división del espacio está emblematizada en el octuple sendero del Budismo y en los cuatro caminos reales de Bretaña, señaladas en la Historia de los Reyes de Bretaña. Cada una de las ocho direcciones en Tibet, están bajo la guarda simbólica de una familia, una tradición similar a la de las ocho nobles familias de Bretaña.

La Vesica Piscis
– La vesica piscis es la figura producida cuando dos círculos de igual tamaño son dibujados hasta el centro del otro. Ha representado el vientre de la Diosa Madre, el punto de surgimiento de la vida. Ha tenido una posición de primacia en la fundación de construcciones sagradas. Desde los antiguos templos y círculos de piedra hasta las grandes catedrales medievales, el acto inicial de fundación ha estado relacionado a la salida del sol en un día predeterminado. Este nacimiento simbólico del templo con el nuevo sol es un tema universal, relacionado con la también con la vesica piscis.
– La geometría de los templos hindúes, así como los de Asia Menor, norte de Africa y Europa, tal como ha sido registrado, derivan directamente de la sombra de un gnomón. Hay un antiguo texto sánscrito referido a la fundación de templos, el Manasara Shilna Shastra, que detalla el plan para su orientación.
El sitio ha de ser elegido por un practicante de la geomancia, clavándose allí un gnomón, alrededor del cual se traza un círculo. Este procedimiento fija el eje este-oeste. Desde cada extremo de este eje se trazan arcos, produciendo una vesica piscis, la que a su vez determina el eje norte – sur. De esta vesica inicial, se dibuja otra en ángulo recto y de esta un círculo central y entonces un cuadrado dirigido a los cuatro cuartos de la tierra. El sistema utilizado por los romanos para la fundación de sus ciudades descrito en los libros de Vitruvio se muestra idéntico al sistema hindú aquí descrito.

El número de oro
– El número de oro, o sección de oro, es una relación que ha sido usada en la arquitectura sagrada y el arte ya desde el período del antiguo Egipto.
– Las construcciones y los objetos sagrados de egipcios y griegos tienen geometrías basadas en la división del espacio obtenida por rectángulos raíz y sus derivados. Los rectángulos raíz son producidos directamente a partir de un cuadrado por el simple dibujo con compas, entrando así a la categoría de la geometría clásica, producida sin mediciones.
– Existe una serie de rectángulos raíz que se hallan interconectados. El primero de ellos es un cuadrado, el segundo es raíz de 2, el tercero es raíz de 3, el cuarto es el doble cuadrado y el quinto es raíz de 5. Si bien los lados de dichos rectángulos no son medibles en términos numéricos, los griegos decían que no eran realmente irracionales porque eran medibles en términos de cuadrados producidos de ellos. La posibilidad de medición en términos de área en lugar de longitud ha sido uno de los grandes secretos de los griegos.
– Esto nos lleva a otro factor fundamental en diseño de arquitectura sagrada: la proporción y la conmensurabilidad. La música lo demuestra admirablemente en sus armonías, y de hecho de ella
se ha dicho que es geometría convertida en sonido. La conmensurabilidad asegura completa armonía a través de una construcción u obra de arte, es una integración de todas las proporciones de las partes de tal manera que cada una de ellas tiene una forma y tamaño fijos. Nada puede ser añadido o removido sin alterar la armonía del todo. Ciertos rectángulos que son punto de partida de figuras geométricas relacionadas constituyen las bases para tales estructuras armonizadoras.
– Los rectángulos con relaciones entre lados de 3:2, 5:4, 8:5, 13:6, etc. en los cuales las relaciones están expresadas en números enteros se los ha llamado rectángulos estáticos, mientras que rectángulos tales como los rectángulos raíz son llamados rectángulos dinámicos. Hay unos pocos rectángulos que combinan las propiedades de lo estático y lo dinámico: el cuadrado y el doble cuadrado. La diagonal de este es seguramente la forma más favorecida en las construcciones sagradas y es raíz de 5, lo cual se halla directamente relacionado a la proporción de oro.
– Esta importante razón, llamada por los griegos la Sección, la Divina Proporción por Luca Paccioli (1509), y bautizada por Leonardo y sus seguidores la Sección Dorada o Número de Oro, tiene propiedades únicas que han cautivado a los geómetras desde tiempos egipcios.
– Esta relación existe entre dos objetos o cantidades cuando la razón entre la mayor y la menor es igual a la existente entre la suma de las dos ( la totalidad ) y la mayor. Es simbolizada por la letra Phi, en honor a Fidias. Numericamente posee propiedades excepcionales, tanto algebraicas como geométricas, Phi=1,618, Phi=0,618 y Phi al cuadrado=2,618. En toda progresión o serie de términos que tenga a Phi como la razón entre sus términos sucesivos cada término es igual a la suma de los dos que lo preceden.
En términos numéricos esta serie fué primeramente conocida en Europa por Leonardo Fibonacci, nacido en 1179. Viajó con su padre a Argelia donde los geómetras árabes le enseñaron los secretos de
la serie, pudiendo también introducir los números arábicos, revolucionando las matemáticas europeas.
Esta serie ha sido reconocida como el principio de la estructura de los organismos vivientes y de la estructura del mundo.
– El número de oro ha sido honrado a través de la historia. Platón en su Timeo lo considera como la clave de la física del cosmos y hasta el moderno arquitecto Le Corbusier, padre de los edificios torre, diseñó un sistema modular basado en dicha proporción.

Fuente: El-Amarna