COMBINACIÓN CORRECTA DE LOS ALIMENTOS


Los alimentos más rápidos en ser digeridos deben de esperar a que los de digestión más lenta salgan del estómago. Este proceso puede llevar de 6 a 8 horas y mientras tanto, los alimentos de rápida digestión, como por ejemplo frutas, verduras (cocidas y crudas) y algunos almidones, se someten a alguna descomposición y fermentación, que pueden producir gases, ácidos, distensión abdominal, ardor y dolor de estómago, aumento de peso, generación de toxinas, mala absorción de nutrientes e indigestión. Para una mejor digestión, se debe de comer la comida más líquida primero y masticar la comida sólida hasta que se haga líquida antes de tragarla.

Si echamos un vistazo a la naturaleza, vemos que los animales no combinan los alimentos. Por lo general, comen un alimento a la vez, es decir una “mono-dieta”, y existe una razón del por qué. Los diferentes tipos de alimentos necesitan más tiempo para ser digeridos. Cuando se combinan proteínas, almidones, grasas y azúcar es todo un reto para la digestión. Por desgracia, es así exactamente como la mayoría de la gente come hoy en día y la razón de por qué el problema de la digestión es el número uno en los países desarrollados.

Todo aquello que se consume, bien se digiere con facilidad o bien fermenta si se ha tomado una mala combinación de alimentos. Lo ideal sería comer mono-comidas, pero esto quizás es demasiado pedir por lo que la mejor solución para una buena digestión es comer alimentos que se combinen adecuadamente y sean fáciles de digerir. Una dieta natural, sencilla, bien combinada y baja en grasas puede evitar y solucionar muchos de los problemas de salud comunes.
Cuando los alimentos no están bien combinados, además de sentirte débil, hinchado, cansado, somnoliento, pesado, con gases y con falta de energía, a menudo puede conducir a condiciones digestivas graves y problemas crónicos. La combinación prolongada de muchas variedades y alimentos incompatibles en una sola comida causa el 90 por ciento de los trastornos digestivos.
Una correcta combinación de alimentos ayuda a conservar la energía, absorber los nutrientes y dar la oportunidad al cuerpo de limpiarse de toxinas. Si evitas alimentos procesados y los consumes crudos, especialmente frutas y verduras, el resultado de la digestión y la eliminación será más regular y suave, y te sentirás lleno de energía, más ligero, más limpio, con una piel más hermosa y perderás el peso al tener una digestión eficiente, especialmente si evitas tardías y complicadas cenas.

Las reglas de la combinación de alimentos son un sistema sencillo, con base científica de selección de los alimentos entre los diferentes tipos que son compatibles. Esto hace la digestión fácil y eficiente y garantiza la comodidad después de las comidas. La digestión no es meramente un proceso químico o físico, sino también fisiológico. Una parte química de la digestión se lleva a cabo entre una serie de jugos y sus enzimas. Los jugos alternan entre los álcalis y ácidos, y su carácter está determinado por los requisitos de las enzimas que contienen. Estas enzimas permanecen activas en los medios adecuados y se destruyen en los inadecuados. Por ejemplo, la enzima ptialina (la que rompe el almidón) sólo está activa en un medio alcalino y es destruida por un ácido débil. La enzima gástrica pepsina (la que inicia la digestión de proteínas) se activa sólo en el medio ácido y se destruye por álcalis.
Estas reglas de combinación de alimentos no deben de ser tomadas literalmente, ya que todos tenemos una digestión y capacidad de asimilación diferente. Deberían de ser vistas como una guía que ayude a comprender qué combinaciones a evitar en el futuro para que no causen molestias. Nadie conoce su cuerpo mejor uno mismo y aquello que siente muy bien a una persona, a otra persona puede que no le funcione. El cuerpo siempre nos dice como tolera algunos alimentos específicos o una determinada combinación. Solo debes preguntarte cómo te hace sentir después de haber comido

Guía para la combinación correcta de alimentos.

Vegetales de Hojas verdes y Apio

Ejemplos: Todas las variedades de lechuga, espinaca, apio, nabo, hierbas frescas como albahaca, orégano, perejil, eneldo y menta.
Los vegetales de hojas verdes (que no deben confundirse con otras verduras más fuertes) son fáciles de digerir y se pueden combinar con la mayoría de los alimentos sin ningún problema. Al igual que la fruta, se digieren con rapidez pasando poco tiempo en el estómago.
Otros Vegetales

Ejemplos: Col rizada, col china, espárragos, berenjenas, maíz dulce, coles de bruselas, col, calabacín, calabaza, brócoli, acelgas, pimientas, guisantes y remolacha.
Estos vegetales son un poco más difíciles de digerir que los vegetales de hojas verdes. No se deben combinar con frutas dulces, melones y fruta subácida. Úsalos con precaución al combinarlos con la fruta ácida. Se combinan bien con proteínas, grasas, almidones, cereales, legumbres, vegetales de hojas verdes y fruta alta en grasa.
Legumbres

Ejemplos: Todo tipo de frijoles (blancos, rojos y negros), lentejas, habas, alubias, frijol munga, garbanzos, judías verdes y frijoles de soja.
La mayoría de las leguminosas, incluso cuando están cocidas no se digieren bien, como se evidencia por los gases que causan. Los seres humanos carecen de la capacidad de producir grandes cantidades de enzimas
digestivas de almidón, conocidas como amilasas, que son necesarias para digerirlas de una manera eficiente. Sus altos niveles de proteína también causan problemas. Se combinan bien con otras legumbres, verduras y hojas verdes. Ten precaución al combinarlas con almidones y cereales, así como con grasas y aceites. No las combines con proteínas o cualquier tipo de fruta.
Almidones y cereales

Ejemplos: patatas, batatas, ñames, maíz seco, cebada, trigo sarraceno, zanahoria, yuca, calabaza de invierno, trigo, panes y pastas, quinoa y arroz.
Los almidones y cereales se combinan muy bien con las verduras y hojas verdes. Ten precaución al combinarlos con legumbres, grasas y aceites. No los combines con proteínas o cualquier tipo de frutas.
Grasas y Aceites

Ejemplos: mantequilla, crema, margarina, aceites de origen vegetal, aceites de semillas, aceite de nueces y manteca de cerdo.
Las grasas y aceites tienen numerosos inconvenientes para la salud que los hacen inadecuados para el consumo. Una dieta baja en grasa es necesaria para la salud. En términos de combinación de alimentos, las grasas tienden a ralentizar la digestión de todo aquello que se come. No se deben combinar con la fruta dulce, fruta de alto contenido en grasa, melones, proteínas y fruta subácida. Ten precaución al combinarlos con frutas ácidas, almidones y legumbres. Se combinan bien con la verdura y hojas verdes.
Proteínas

Ejemplos: carne, lácteos, huevos, almendras, nueces de Brasil, anacardos, piñones, semillas de calabaza, semillas de girasol, nueces y avellanas.
Las proteínas no se deben de mezclar entre sí y mejor comerlas en cantidades limitadas. Se combinan bien con las hojas verdes, verdura y frutas ácidas. Ten cuidado al combinarlas con frutas subácidas. No las
combines con legumbres, almidones, grasas y aceites, melones, frutas con alto contenido en grasa o fruta dulce.
Fruta Ácida

Ejemplos: pomelo, kiwi, limón, lima, naranja, piña, mandarina, tomate, kumquat y carambola.
Las frutas ácidas no se deben comer con las frutas dulces, melones, legumbres o almidones. Ten precaución al combinarlas con verduras, grasas y frutas de alto contenido en grasa. Se combinan bien con las hojas verdes, proteínas y fruta subácida. Por lo menos parcialmente, debido a su alto contenido de agua, la fruta ácida tiende a digerirse muy rápidamente.
Fruta Subácida

Ejemplos: pera, ciruela, manzana, mora, cereza, uva, melocotón, frambuesa, longan, arándanos, mango, tamarillo, papaya y guayaba.
Las frutas subácidas se combinan bien con frutas ácidas, frutas dulces y hojas verdes. ten precaución al combinarlas con proteínas. No las combines con melón, fruta con alto contenido en grasa, verduras, legumbres, almidón, fécula, grasas y aceites.
Fruta dulce

Ejemplos: plátano, zapote, canistel, algarroba, caqui, lichi, chirimoya y jaca.
La fruta dulce contiene menos agua que la mayoría de las frutas, y se digieren más lentamente. Se combinan bien con hojas verdes, frutas dulces y frutas subácidas. No se combinan bien con verduras, legumbres, almidones, grasas, proteínas y frutas ácidas.
Fruta alta en Grasas

Ejemplos: Coco, aguacate, durián, aceitunas y blighia.
Estas frutas son punicas por su alto contenido en grasa. Aumenta el tiempo de digestión y son propensos a la desaceleración de la secreción de jugos gástricos. por lo general, se deben comer individualmente o con vegetales de hojas verdes para una óptima digestión.
Fruta Deshidratada

Generalmente se considera que la mayoría de los géneros de fruta deshidratada entran en la categoría de fruta dulce. Sin embargo, debido a la falta de contenido natural de agua, esta fruta tiende a digerirse mal y necesita extraer agua del cuerpo. Este problema se puede superar parcialmente si se dejan a remojo durante unas horas. Aunque se pueden comer de vez en cuando, no debería de ser un alimento básico en cualquier dieta.
Melones

Todos los tipos de melones se mueven a través del estómago y el sistema digestivo más rápido que cualquier fruta y a menudo se combinan mal con la mayoría de los alimentos. Esta es la razón por la que los melones, más que cualquier otra fruta, son a menudo señalados como perturbadores de estómagos. Los melones solamente se combinan bien con las hojas verdes.

FUENTE:Naturalia.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s