PROTEINAS VEGETALES

Healthy Foods

 

Artículo de Montse Bradford (Experta en Nutrición Natural y Energética)

Es cierto que las proteínas son imprescindibles para el desarrollo y el mantenimiento celular, pero no solo existen las de origen animal. Hay una gran cantidad de alimentos de origen vegetal, con una elevada proporción de proteínas de mucha mejor asimilación por parte del organismo humano.
Al mismo tiempo, existe una concepción errónea sobre la cantidad de proteínas que necesitamos para vivir. Un individuo con una gran actividad física necesitará un mayor porcentaje, así como los niños, las embarazadas y los lactantes. Aquellas – que llevan una vida sedentaria necesitan una menor cantidad, ya que no desgastan tanto.
Según algunos autores, aquellas sociedades y grupos de individuos que se han alimentado con proteínas animales, tienden a desarrollar una forma más agresiva de vivir. Por el contrario, otras culturas cuyas fuentes alimenticias principales han sido cereales y proteínas de origen vegetal, su desarrollo ha sido más pacífico.
A través de la historia grandes maestros y hombres ilustres adoptaron un régimen de vida natural y más vegetariano: Pitágoras, Sócrates, Platón, Aristóteles, Leonardo Da Vinci, Isaac Newton, Séneca, Voltaire, Gandhi y otros muchos, favoreciendo la búsqueda interior y aportando paz y serenidad al cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu.
Algunos de los efectos que produce el consumo de carnes en el organismo humano:
– Nuestro cuerpo gasta mucha energía y minerales para metabolizar la proteína animal.
– La proteína animal crea una condición muy ácida de la sangre, con efecto desmineralizante y a largo plazo osteoporosis.
– La carne contiene grandes niveles de ácido úrico.
– A través de la digestión (fermentación) de la carne en los intestinos, se producen pérdidas importantes de flora intestinal. Además, causa un estado ligero de toxemia, produciendo estrés en los órganos dedicados a limpieza y eliminación.
– Casi todos los productos animales contienen grandes cantidades de grasas saturadas que se convierten en colesterol.
– El pescado es el alimento ideal para sustituir a las carnes, ya que sus grasas no son saturadas.
– Para poder preservar y manufacturar productos cárnicos es necesario añadir muchas sustancias químicas y preservantes.

• Si observamos la forma en que se mata a los animales, podremos intuir que, en su carne, todavía existe la tensión y el terror de los últimos momentos. Estas emociones también nos afectarán al ingerir su carne, a otros niveles un tanto más sutiles.

• Aunque pudiéramos consumir carne de la mejor calidad (orgánica, sin aditivos…), como lo hacían nuestros antepasados, tendríamos que plantearnos las siguientes cuestiones:
– ¿Con qué frecuencia consumían carne?
– ¿Qué cantidad en relación a las cosechas del campo (cereales, leguminosas, verduras, frutas, frutos secos…)?
– Su actividad física diaria con respecto a la actual.
– La calidad de vida en general.
Si somos honestos con las respuestas, podremos ver claramente que la calidad de vida de nuestros antepasados no tiene nada que ver con la actual. Por este motivo debemos volver hacia un estado de vida más natural, respetando nuestro cuerpo y viviendo en armonía con la naturaleza.

LOS LÁCTEOS
Existe una gran publicidad con relación al tema de los lácteos y la idea de que son el alimento ideal para el consumo humano: baratos, versátiles y altamente nutritivos. No obstante, el número de doctores y nutricionistas que no los aconsejan o señalan sus desventajas va creciendo día a día.
También se cree que son esenciales para la vida del hombre, sin observar que existen países como China, Corea, Japón y otros, que no tienen por costumbre introducir lácteos en su dieta, creando unas civilizaciones muy prósperas y con una esperanza de vida larga.
La leche es el alimento de los mamíferos durante la etapa de crecimiento. La leche de cada especie animal, contiene un equilibrio de nutrientes específicos para su desarrollo correcto.
La leche de vaca contiene muchas más hormonas de crecimiento que la leche humana y esto es lógico ya que el ternero pesa al nacer unos 40 kg, y al convertirse en adulto –a los 2 años– puede llegar a pesar más de 400 kg. En comparación, un ser humano no alcanza su madurez física hasta los 21 años, con pesos que oscilan entre los 50 y los 80 kilos.
Así pues, las diferencias entre la leche humana y la de vaca hablan por sí solas, como vemos a continuación:
– La leche de vaca contiene tres veces más calcio y proteínas (para un crecimiento veloz).
– La leche de vaca contiene el triple de sodio, pero sólo la mitad de carbohidratos (necesarios para el desarrollo del sistema nervioso). También posee cinco veces más cantidad de fósforo, además de diferentes clases de azúcares.
– El equilibrio entre ácido y alcalino es bastante diferente con respecto a la leche humana.
– La leche de vaca produce un desarrollo veloz de huesos y músculos, mientras que la humana desarrolla el sistema nervioso.
– La proteína de la leche de vaca (caseinógeno) es muy difícil de asimilar por el sistema digestivo del hombre. Con frecuencia, produce perturbaciones porqué se digiere parcialmente, sobrecargando el hígado y provocando irritación en los tejidos y en la piel, en un intento del organismo por eliminarla.
– La lactalbumina, principal proteína de la leche humana, es digerida sin ningún tipo de dificultad.
Entonces, ¿cómo puede explicarse que, desde el momento del nacimiento hasta los tres años, el organismo segrega una enzima capaz de asimilar la leche materna que, después, desaparece gradualmente? Entonces, ¿cuál es el mensaje que la naturaleza nos envía?
Si los productos lácteos no son realmente un alimento favorable para el desarrollo de un bebé, ¿cómo lo pueden ser para los adultos? Además, también es importante tener en cuenta que ningún otro mamífero consume leche después del destete.
Otras opciones al mito del CALCIO
Muchos alimentos naturales aportan al organismo la cantidad necesaria de calcio para su óptimo desarrollo:
– Toda clase de Pescado.
– Hojas verdes (brécol, berros, col verde…). No sólo nos aportan calcio, sino también gran cantidad de hierro, clorofila y fibra.
– Frutos secos (almendras, avellanas, nueces, etc….
– Semillas (de sésamo, girasol, calabaza…..)
– En especial todas las algas marinas. Su contenido en calcio es incluso muy superior al de la leche de vaca.

¿QUÉ CLASE DE ALIMENTOS NECESITAMOS?
Alimentos puros, producidos de forma natural, libres de químicos en cualquiera de sus formas. alimentos que nuestra madre Tierra nos proporciona, biológicos y sin procesar.

UNA ALIMENTACIÓN SANA Y NATURAL NO ESTÁ APARTADA DE UNA COCINA DELICIOSA, SENSORIAL, CON COLOR, SABOR, ATRACTIVA, SIMPLE DE COCINAR Y CON LA ABSOLUTA GARANTÍA QUE NUESTRO CUERPO LO AGRADECERÁ AL MÁXIMO!

Existen muchas clases de proteínas vegetales, aquí tan solo mencionaremos y profundizaremos con las más populares, en las que a nivel general son las más aceptadas y usadas.

LEGUMINOSAS
Existen en todos los países gran variedad de leguminosas que además de ser un buen complemento de los cereales integrales nos ofrecen un considerable aporte proteico. Juntos pueden proporcionar un equilibrio completo de todos los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo necesita, sin necesidad de recurrir a los alimentos animales y grasas saturadas.
La cocción correcta de las leguminosas es siempre esencial para hacerlas totalmente digestivas. Si se cocinan con una pequeña cantidad de algas (especialmente Kombu o Wakame), facilitará la absorción de nutrientes a la vez que se cocinaran más rápidamente. (Ver capítulo 6 Las Leguminosas).
Si adoptamos una dieta vegetariana, deberemos ir poco a poco, el cuerpo necesita acostumbrarse y aprender a absorber de forma natural las proteínas vegetales, totalmente olvidadas desde hace años!

TOFU
El Tofu es un derivado de la soja amarilla, de delicado sabor y textura cremosa y ligera. Es el cuajo que se obtiene al cortar la leche de soja.
ES IMPRESCINDIBLE QUE EL TOFU FRESCO/ CRUDO, SIEMPRE SE COCINE ANTES DE SU CONSUMO.

SEITÁN
El SEITÁN es la proteína del trigo (denominada gluten), que ha sido separada del almidón y del salvado gracias al amasamiento, lavado y luego cocido.
Es un alimento muy nutritivo con todo su sabor y una textura parecida a la carne. Aunque es nuevo para muchos de nosotros, el SEITÁN ha sido usado tradicionalmente como una fuente de proteína vegetal durante miles de años en los países del Oriente.
Un SEITÁN casero, es fácil de elaborar y no requiere utensilios o ingredientes especiales, además es de escaso coste económico.
Es un alimento totalmente natural, a diferencia de la mayoría de las “carnes vegetales” que se encuentran en el mercado, y que son, en realidad, productos altamente procesados, con cantidad de ingredientes, sabores y colorantes.

TEMPEH
El Tempeh es un alimento de Indonesia, elaborado a partir de la soja amarilla parcialmente cocinada y fermentada.

SEMILLAS Y FRUTOS SECOS
Las semillas y los frutos secos son la mejor fuente natural de vitamina E, conteniendo gran cantidad de proteína y grasas de buena calidad y de fácil asimilación. Además de vitaminas y minerales.
Las grasas que contienen son ricas en ácidos grasos poliinsaturados, muy diferentes a nivel de efecto energético con las grasas saturadas de los productos cárnicos. Las grasas de los frutos secos son bastante ricas en ácidos grasos de la serie omega-3, los mismos ácidos grasos que se encuentran en el pescado azul.
A nivel energético todas las semillas contienen todavía su memoria universal, están vivas, tonifican el cuerpo físico, refuerzan el sistema nervioso, incrementan la vitalidad, atribuyéndoles efectos de rejuvenecimiento.
Recomiendo tomar una pequeña cantidad diaria de semillas, tanto como snacks o incluidas en toda clase de platos. Las semillas son recomendables para todas las edades, desde el destete hasta la vejez. Ya que todos necesitamos un buen aporte de grasas de buena calidad.
Recomiendo comprar semillas biológicas (sin químicos, ni aditivos) y que puedan ser almacenadas en lugares más bien fríos y oscuros. La luz y el calor producirán su oxidación.
Las semillas más conocidas que se encuentran en el mercado y de utilización más común son: SÉSAMO, GIRASOL y CALABAZA.

Si deseamos hacer un cambio, de una alimentación carnívora a una basada en alimentos de origen vegetal, tenemos que ser gentiles con nuestro cuerpo e intentar hacer los cambios poco a poco. Los cambios rápidos no duran, los lentos nos ayudan a crear una nueva forma de vida con CALIDAD, ESTABILIDAD Y VITALIDAD!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s