HOMEOPATÍA

La homeopatía (del griego ὅμοιος homoios, ‘similar’ y πάθος pathos, ‘sufrimiento’) es un sistema demedicina alternativa, caracterizado por el uso de remedios carentes de ingredientes químicamente activos. Fue desarrollada por el médico sajón Samuel Hahnemann (17551843) a principios del siglo XIX. Tiene una amplia y creciente popularidad en las áreas en las que se practica, siendo financiada o cubierta por algunos sistemas de sanidad pública o seguridad social.
Sin embargo, carece de pruebas empíricas sólidas y sus fundamentos
teóricos son contradictorios con lo establecido por el desarrollo de la
ciencia moderna, de manera que para la comunidad científica la
homeopatía es una pseudociencia, y pocas organizaciones científicas le prestan credibilidad.

La homeopatía surgió como una alternativa más benigna y moderada a la medicina dominante de la época, basada aún en la teoría de los humores
hipocrática, y cuyo arsenal terapéutico contaba con la sangría y la
purgación como armas principales. Se basa en los principios de que lo semejante se cura con lo semejantesimilia similibus curantur),
y de dilución extrema. Los remedios homeopáticos se preparan diluyendo
progresivamente una sustancia y sacudiendo repetidas veces la
disolución (potenciación o dinamización); la dilución llega a alcanzar
tal grado que no queda ni una molécula de la sustancia original.
 (
Los resultados de la investigación y de la práctica homeopáticas se
publican en revistas específicas o de medicina alternativa, como Homeopathy,
rara vez en publicaciones médicas o científicas generales. La posición
de la comunidad homeópata es que esta práctica es efectiva en el
tratamiento de una multitud de patologías, que los resultados de los
ensayos clínicos son complejos, y que la metodología empleada por la
ciencia actual para verificar la eficacia de las terapias no se adapta
a la especificidad de la homeopatía.

La posición dominante en la literatura científica es que la
homeopatía no ha sido capaz de demostrar por medios objetivos una
efectividad específica, es decir, mayor que la del efecto placebo,
y que ello no se puede atribuir a una incompatibilidad con la
metodología vigente, así como que es posible desarrollar métodos a la
vez válidos y que atiendan a cualquier posible especificidad de la
práctica homeopática.Las dos principales revistas homeopáticas, Homeopathy y Journal of Alternative and Complementary Medicine, han publicado en 2008 las actas de un debate que resume las dos posiciones y los puntos de oposición.

Base teórica

La teoría de la homeopatía sostiene que los mismos síntomas que provoca una sustancia tóxica
en una persona sana pueden ser curados por un remedio preparado con la
misma sustancia tóxica, siguiendo el principio enunciado como similia similibus curantur (‘lo similar se cura con lo similar’).

El concepto homeopático de enfermedad difiere del de la medicina
convencional: considera que la raíz del mal es espiritual (energético)
en vez de física, y que el malestar se manifiesta primero con síntomas
emocionales (como ansiedad y aversiones), pasando a ser, si no se
tratan a tiempo, síntomas mentales, conductuales y por último físicos.
Como resume G. Weissmann, para Hahnemann la enfermedad no es causada por ningún agente físico discreto, sino por la falta de armonía con la «fuerza vital»,
así que se preguntaba «¿Ha visto alguien alguna vez la materia de la
gota o el veneno de la escrófula?» Unas décadas después de la muerte de
Hahnemann, Garrod demostró que el urato monosódico es «la materia de la gota» y Koch queMycobacterium tuberculosis es «el veneno de la escrófula». Sin embargo para los homeópatas la gota y la tuberculosis siguen teniendo su origen en un desequilibrio del espíritu.

Remedios homeopáticos

La Materia Médica Pura es un listado de síntomas asociados a
sustancias. Se redactó mediante ensayos homeopáticos, observando los
síntomas que una materia produce en uno o más voluntarios. Por ejemplo,
el investigador bebe una dosis tóxica de la sustancia y anota todos los
síntomas físicos, mentales, emocionales y de comportamiento que padece.
La sustancia, convenientemente preparada, será empleada en adelante
para tratar esos mismos síntomas. El repertorio homeopático, la Materia medica,
es un listado de remedios y síntomas recopilado de esta forma, y
utilizado para identificar el remedio más apropiado para cada caso. James Tyler Kent, que publicó su repertorio en 1905,
recoge unos 700 remedios diferentes. En la actualidad, se usan cerca de
3000 remedios distintos en homeopatía, de los cuales 150 se consideran
de uso común.

La preparación de los remedios homeopáticos, conocida como dinamización o potenciación,
consiste en una serie de diluciones seguidas de agitaciones, diez
fuertes sacudidas contra un cuerpo elástico tras cada proceso de
dilución. Se cree que la vigorosa agitación (“sucusión”) que sigue a
cada dilución transfiere parte de la esencia espiritual de la sustancia
al agua. El factor de dilución de cada etapa es tradicionalmente de
1:10 (potencia D o X) o de 1:100 (potencia C), aunque recientemente se
han realizado potencias LM (factor de dilución de 1:50.000 en cada
etapa).

La elección de la potencia prescrita depende de cuán asentada esté
la enfermedad diagnosticada, siendo 12 el punto de partida típico para
males agudos, y 30 para males crónicos. El factor de dilución se
considera mucho menos importante que el número de diluciones sucesivas.
Las potencias D son, por lo general, las preferidas en Europa, mientras que las C prevalecen en losEstados Unidos e India.

El proceso de dilución

La homeopatía define la potencia de sus remedios de acuerdo al
número de diluciones: cuanto más diluidos estén, más potentes son. El
proceso de dilución se llama potenciación. La potencia es un
número entero, de modo que cuanto más alto sea el número, la dilución
es mayor. 30X, por ejemplo, está más diluido (por lo tanto, de acuerdo
con la homeopatía, es más potente) que 10X. Esto contrasta con la
medicina convencional y la bioquímica, que dicen que cuanto más
ingrediente activo esté presente en un medicamento más fuertes serán
los efectos fisiológicos (positivos y negativos).

Algunos defensores de la homeopatía creen que mientras las
diluciones más bajas tienen mayor efecto fisiológico, las diluciones
más altas presentan mayores efectos en el plano mental o emocional.
Incluso los críticos están de acuerdo en que un mayor factor de
dilución probablemente presenta ventajas a la hora de vender el
preparado, puesto que asegura su inocuidad.

Gran parte de la controversia en torno a la homeopatía se centra en
el mecanismo por el que supuestamente actúan estas sustancias tan
diluidas. Los críticos afirman que el grado de dilución de las
preparaciones homeopáticas es tal que difícilmente pueden contener
alguna cantidad de la sustancia diluida, esto es, no hay moléculas de
la sustancia «activa» en las diluciones más «potentes». Más aún, puesto
que el agua ha estado en contacto con millones de substancias distintas
a lo largo de su historia, un solo vaso de agua sería una dilución de
casi cualquier substancia concebible y entonces, de acuerdo a los
principios homeopáticos, serviría como tratamiento para casi cualquier
enfermedad imaginable. En este sentido el Consejo Australiano contra
los Fraudes en la Sanidad (Australian Council Against Health Fraud) lo expresó gráficamente:
Curiosamente, el agua que
se ofrece como tratamiento no recuerda las vejigas en que se guardó, ni
las sustancias químicas con cuyas moléculas estuvo en contacto, o los
otros contenidos de las alcantarillas en las que estuvo, o la radiación
cósmica cuyas ráfagas la atravesaron.

Singh, S., & Ernst, E. (2008). Trick or Treatment? Alternative Medicine on Trial. Bantam Press, London.

Los defensores de la homeopatía dicen que el mecanismo sería irrelevante, porque, según ellos, funciona; citan el ejemplo de la aspirina,
que se había utilizado durante años sin saber cómo actuaba. Los
críticos responden que hay una diferencia fundamental primero, entre no
entender el mecanismo de una medicina probada, y no encontrar ningún
mecanismo para un preparado de eficacia no probada; y segundo, en
prestar credibilidad a una hipótesis que entra en profunda
contradicción con el conocimiento bien establecido sobre las leyes de
la materia y de la vida.

Mientras tanto, los estudios de eficacia no logran despejar la
controversia, porque la ausencia de efectividad comprobable suele ser
achacada por algunos partidarios a la supuesta inadecuación de los
métodos de ensayo clínico, que atendería casos únicos y no problemas
parametrizables, el tipo que puede investigarse científicamente. El
fracaso es completo también en intentar proponer un mecanismo de acción
que concilie las afirmaciones de la homeopatía con los conocimientos
actuales de física, química y biología.

Argumentos de los partidarios de la homeopatía

La visión pragmática 

Los partidarios de los tratamientos homeopáticos señalan el hecho de
que la mayoría de la gente que buscan tratamientos homeopáticos están
satisfechos con los resultados. También dicen que todo tratamiento que
haga que el paciente mejore es válido, sin importar si entra en
conflicto con el modelo actualmente aceptado de la composición
molecular de la materia. La discusión sobre si el efecto placebo está implicado o no en esto se considera un asunto meramente académico.

Reconciliación con la química molecular 

Recientes investigaciones indican que en ciertas situaciones cuanto más diluida está una sustancia, susmoléculas tienden a permanecer juntas.
Algunos quieren ver en esto una prueba que apoya las terapias
homeopáticas. Sin embargo, estos datos no explican por qué las
sustancias necesitan ser diluidas, sólo que deberían seguir activas
tras esta preparación (aunque no en las concentraciones que requiere la
homeopatía). Es más, este fenómeno no tiene conexiones con la
homeopatía porque en estos casos no hay un intento de diluir la
molécula. La homeopatía pretende diluir las moléculas hasta que no
quede ninguna, mientras que estos experimentos siempre presentan
cantidades medibles en la solución. Estos experimentos sólo
investigaron las diferencias en las propiedades que las moléculas
tienen cuando se agrupan en los grandes polímeros, y en menor medida en
los pequeños polímeros u oligómeros.

Una investigación, publicada en el 2003,
estaría aportando un argumento a favor de la base de esta terapia. Este
estudio aseguraría que el agua tiene lo que denominaron «efecto
fantasma»; comprobando que sustancias como el cloruro de litio o el
cloruro de sodio (sal común) «modifican la estructura de hidrógeno del
agua», después de realizarse una dilución intensiva. Con lo cual,
estaría apoyando de esta forma el aparente «recuerdo del agua» frente a
experiencias químicas recientes.

Anuncios

Un pensamiento en “HOMEOPATÍA

  1. Pingback: HOMEOPATÍA | EN MI PROPIO CAMINO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s