El cuento de la vaca

Cuenta la leyenda que estaba el Maestro con un discípulo de paso por un humilde pueblo. Pararon en la casa de unos campesinos y pidieron algo de comer , la gente era tan pobre que les ofreció muy poco, solo un vaso de leche de la vaca que tenían y un trozo de pan, comieron y continuaron con el viaje, cuando llevaban andando unos cinco minutos, el Maestro le dice a su discípulo – Regresa a la casa y tira la vaca hacia el abismo- el discípulo no quería pero obedeció al Maestro, él pensaba que la pobre gente no tenía la culpa de tener tan poco para ofrecer, vivió siempre con ese cargo de conciencia, a menudo recordaba lo sucedido y se lamentaba por ello.
Pasados unos años el Maestro falleció y por esas cosas de la vida el discípulo fue al mismo pueblo a trabajar, durante el viaje no dejaba de pensar en los campesinos, la imagen de la vaca cayendo por el abismo, no se borraba de su mente, a penas llegó al pueblo se dirigió hacia la pequeña casa, pero no la encontró, en su lugar habia una hermosa mansión, vehículos últimos modelos y algunos empleados trabajado, se le hizo un nudo en la garganta, pero tomo impulso y llamó, pidió hablar con el dueño del lugar, salió un hombre que mientras llegaba hacia la puerta dió un par de ordenes a sus empleados, atendió el celular para dar instrucciones a otra empleada en la capital, entonces el discípulo le dijo
– yo buscaba información de los antiguos dueños de este terreno, ¿sabría usted que fue de ellos?
– Claro hombre – respondio el ocupado señor.- Soy yo.
– No me refiero a unas campesinos que solo tenían una vaca para vender su leche y vivir de eso.
– Le digo que soy yo, le contaré una historia. Eramos muy pobre y como usted dijo, solo vivíamos de lo que nos daba la vaca, un día la vaca se cayó por ese abismo, y entonces tuve que salir a buscar otras opciones y me encontré que trabajando y negociando pude conseguir lo que ahora soy y tengo, siempre pienso que la vaca se debería haber caído antes- sonrío el hombre.
El discípulo estaba estupefacto y no dejaba de admirar a su Maestro aunqe ya estuviera muerto, se dio cuenta y pudo entender, aprender y sobre todo perdonar.

MORALEJA: ¿Cuándo pensás tirar tu vaca por el abismo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s