Me lo contó el río

En una calurosa tarde de verano a orillas del río, escuché las historias más fantásticas que el río me contara.
Me dijo que en su nacimiento, cuando su caudal era pequeño; convivía con los niños de una tribu cercana… en las tardes de verano se refrescaban en sus aguas; sus risas y juegos lo acompañaban durante horas…
En las noches y con sigilo las cebras bebían en sus orillas, acercándose en silencio por temor a las leonas que esperaban al acecho.
Recordaba que cuando ya mas crecido, compartía sus días con los pescadores que lo recorrían sobre raras canoas y exploraban sus entrañas en busca del sustento diario.
Me dijo que los árboles que crecían a su vera se miraban en sus aguas y bebían incansablemente con sus enmarañadas raíces el alimento que necesitaban, creciendo fuertes y bellos…eran su orgullo….
Recordaba que una noche de luna, acunó a una pareja de enamorados…se dejaban ir en un pequeño velero empujados por el viento; en un viaje de amor sin tiempo.
Cuando fue un río ancho y profundo, grandes barcos se deslizaban sobre su superficie, mezclándose con elegantes veleros, lanchas veloces…
En sus orillas pequeñas playas, hacían las delicias de alegres bañistas que lo disfrutaban… pero él me contó; que seguía soñando con el momento en que se fundiría en los brazos de su amada…

Su caudal ahora importante, es surcado por lanchas cargadas con frutas y especies, canoas de remos que hunden sus palas en sus aguas y avanzan en sus paseos diarios, todo fluye en él… pero él sueña con su destino de amor y fusión…

Me contó que su amante era hermosa y pura, como una esmeralda … rica y poderosa, que guarda los tesoros mas codiciados por el hombre, pero a su ves mas imposibles de obtener… Me contó que su belleza y misterio es tal; que cuando se está en sus brazos es muy difícil dejarlos…
Que es de cambiante estado como toda mujer; y en la tormenta expresa su furia como ninguna; golpeando las rocas, y gritando en cada golpe con un bramido bestial, que solo ella puede expresarlo.
Ardiente y sensual, siempre cambiante y seductora, sabe desde los tiempos como mostrar toda su belleza, al vestirse con los colores mas exóticos… eligiendo para el amanecer los tonos plata y naranja, para los días de sol luce su color predilecto; el turquesa… en los atardeceres cambia por los azules y violáceos con toques verde esmeralda… Es… como toda mujer inquieta y caprichosa, fresca y tentadora…
En las noches, se desliza por las playas con voluptuosos movimientos… se adorna con algas, caracolas y rojos corales, se perfuma con su esencia de sal, y baila a la luz de la luna!
Me dijo que sueña fundirse en sus entrañas… desaparecer en lo profundo de su vientre y cohabitar con sus esencias… abrazar apasionadamente sus tesoros y dormir para siempre sobre su oscuro lecho…
Me contaba que siempre corre a su encuentro, pero como toda mujer esta distante… en las noches de luna llena, es cuando mas siente su poder y lo llama con la fuerza de un hechizo…que sus aguas le pertenecen… que su fusión está escrita…y así sucederá!
Me contó que corre ilusionado… y en cada recodo de su camino cree que está cerca y palpita, remolinos en su superficie indican el estado de excitación… pero mas adelante nada pasa… y todo se resuelve a su mansedumbre, y continúa su camino…

También me contó, que cuando llegue el momento del encuentro; será sobre un lecho de doradas arenas en un lugar especial; donde penetrará en ella lentamente, cambiando el color de sus ropajes entre rugidos y vientos de gloria y locura…
En ese abrazo se mezclarán, mi dulzura de enamorado con su cuerpo salado y bravío… donde sé que me fundiré esclavizado en su poderío… pero feliz de ser lo que ella es…
Descenderé a sus profundidades, me comunicaré con sus abismos, coexistiré con sus tesoros, descifraré sus misterios y lentamente en esta brutal fusión… moriré; para ser inmortal acunado en su vientre!
Pero volveré transformado en olas y espumas, para danzar con ella en las noches de luna… la danza eterna de nuestra pasión…

“Y hablando así y soñando en su locura de amor inmortal, se alejó el río corriendo rumbo a la mar… rumbo al encuentro con su amada, imponente, brutal, magnífica, cruel, majestuosa y soberbia… pero como toda mujer…hacedora de vida!!!

Me quede pensando mientras miraba correr el río… Pensé en lo sublime de esa fusión escrita y decretada por las leyes superiores del universo, el sublime destino que cumple cada una de las fuerzas de la naturaleza para mantener el equilibrio…

Y no pude dejar de pensar; en lo colosal que sería el abrazo del hombre en su destino de mortal… con un amor capaz de infundirle la fuerza del río; para cuando llegue la hora de la fusión; pueda sentir la misma emoción demencial…

M.R.

Fin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s