Archivo | 15 noviembre, 2013

12 PASOS PARA SIMPLIFICAR TU VIDA… Wayne Dyer – “EL CÓDIGO DE SANACIÓN EMOCIONAL” C.S.E.

Si no estás preparado para el Espíritu, lo más probable es que no sientas el resplandor de la inspiración. Dios estará a tu lado, te enviará la orientación, y las personas, que necesitas; pero si estás completamente ocupado, te perderás de estos regalos que pueden transformar tu vida.

1. Ordena tu vida, sentirás una gran oleada de inspiración cuando te deshagas de cosas que ya no son útiles en tu vida:

• Regala las cosas que llevas uno o dos años sin utilizar.

• Regala esos archivadores viejos que ocupan espacio y que casi nunca utilizas.

• Dona juguetes, herramientas, libros, bicicletas y platos que no utilices a instituciones de caridad.

Elimina todo aquello que te despierte el deseo de adquirir objetos que contribuyan a una vida desordenada. Recuerda lo que dijo Sócrates: “Está más cerca de Dios quien necesita menos”. Así que mientras menos posesiones necesites asegurar, cuidar, desempolvar, organizar y mover, más próximo estarás a escuchar el llamado de la inspiración.

2. Elimina de tu agenda las actividades y obligaciones innecesarias e indeseables.

Si no estás preparado para el Espíritu, lo más probable es que no sientas el resplandor de la inspiración. Dios estará a tu lado, te enviará la orientación, y las personas, que necesitas; pero si estás completamente ocupado, te perderás de estos regalos que pueden transformar tu vida. Así que dile no a las exigencias excesivas, y no te sientas culpable de inyectar una dosis de tiempo libre a tu rutina diaria.

3. Asegúrate de que tu tiempo libre sea libre

Ten cuidado con esas invitaciones que pueden mantenerte en la cúspide de la pirámide social, pero que te impiden el acceso a una inspiración gozosa. Si los cócteles, las reuniones sociales, los eventos para recaudar fondos, e incluso charlar y beber con los amigos no es la forma en que realmente quieres pasar tu tiempo libre, no lo hagas. Rechaza las invitaciones que no activen sensaciones de inspiración.

Creo que pasar una tarde leyendo o escribiendo cartas, viendo una película con un ser querido, cenar con mis hijos o hacer ejercicio, es más inspirador que asistir a un evento en el que suelen abundar las conversaciones inútiles. He aprendido a rechazar esos eventos sin tener que disculparme, y eso me ha permitido tener más momentos de inspiración.

4. Saca tiempo para la meditación y el yoga

Saca por lo menos 20 minutos diarios, siéntate en silencio y establece un contacto consciente con Dios. Escribí un libro sobre este tema, “Cayendo al abismo”, así que no me extenderé más. Sin embargo, diré que he recibido miles de mensajes de personas de todo el mundo en los que me expresaron su agradecimiento por haber aprendido a simplificar su vida cuando comenzaron a meditar. Te invito a que busques un centro de yoga cerca de tu casa y comiences a practicar con regularidad. Las recompensas son maravillosas: te sentirás menos estresado y más saludable e inspirado por todo lo que podrás hacer con y por tu cuerpo en muy poco tiempo.

5. Regresa a la sencillez de la naturaleza

No hay nada que sea más inspirador que la naturaleza. La fantasía de regresar a una vida menos tumultuosa casi siempre implica vivir en el esplendor de las montañas, los bosques o de un valle, en una isla, cerca al mar, o al lado de un lago. Estos deseos son universales, pues la naturaleza ha sido creada por la misma Fuente que nos creó a nosotros. Estamos constituidos por las mismas sustancias químicas de la naturaleza (somos polvo estelar, ¿recuerdas?).

Tu deseo de simplificar y de sentirte inspirado es impulsado por el deseo de ser tu “yo” natural, es decir, la naturaleza de tu yo. Así que camina o acampa en el bosque; nada en un río, lago o en el mar; siéntate frente a una fogata, monta a caballo, o esquía en la nieve. Esto no significa que tengas que darte unas vacaciones largas ni planearlas con meses de anterioridad: no importa dónde vivas, a pocas horas siempre habrá un parque, campamento o sendero que te permitirá disfrutar de la sensación de estar conectado con todo el Universo.

6. Marca distancia entre tú y tus críticos

Decide alinearte con personas que también quieran encontrar una inspiración simplificada. Dales una bendición silenciosa a quienes andan buscando defectos o son amigos de las confrontaciones, y apártate de su energía tan rápido como sea posible. Simplificarás tu vida enormemente si no tienes que justificarte ante nadie, y si recibes apoyo en vez de críticas. No tienes por qué soportar las críticas; simplemente agradece con amabilidad y promete pensar en lo que te digan, pues representa un conflicto que no te permitirá sentirte inspirado. No necesitas justificar tus deseos ni tu personalidad, pues esas sensaciones internas son el Espíritu que te habla: son pensamientos sagrados, así que no permi­tas que nadie los destruya.

7. Saca un tiempo para tu salud

Recuerda que el mayor problema de salud en nuestra sociedad parece ser la obesidad. ¿Cómo puedes sentirte inspirado y vivir con sencillez si consumes cantidades excesivas de alimentos y no haces el ejercicio que tu cuerpo te pide? Recuerda que tu cuerpo es el templo sagrado donde vives durante esta vida, así que saca un poco de tiempo cada día y haz ejercicio. Si sólo puedes darle una vuelta a la manzana, simplemente hazlo. De igual manera, incorpora a tu consciencia las pala­bras control de porciones: ¡tu estómago tiene el tamaño de un puño, no de una pala! Respeta tu templo sagrado y simplifica tu vida haciendo ejercicio y comiendo con moderación; ¡te prometo que te sentirás inspirado si comienzas a hacerlo ya!

8. ¡Juega, juega, juega!

Simplificarás tu vida y te sentirás inspirado si aprendes a jugar en vez de trabajar toda tu vida. Me encanta estar rodeado de niños porque me inspiran con sus risas y su frivolidad. De hecho, muchos adultos me han dicho: “Wayne, no has madurado: siempre estás jugando”. ¡Esto es algo que me enorgullece profundamente! Juego cuando hablo en el escenario, y juego mientras escribo ahora.

Quiero aprovechar para darle las gracias a Howard Papush, quien escribió un maravilloso libro titulado “Tiempo de receso: sorteando tu vida en medio de las tensiones”, el cual te recomiendo (Howard también ofrece seminarios en los que enseña a jugar y a divertirse). En su libro, Howard comparte esta hermosa frase de Richard Bach: “Tu vida está orientada por un aprendiz interior, por ese ser espiritual y juguetón que es tu verdadero yo”. Estoy totalmente de acuerdo: ¡por favor, entra de nuevo en contacto con tu yo real y juguetón, y aprovecha la menor oportunidad para jugar! Verás que todo será más dulce y más simple.

9. Disminuye el ritmo

Una de las observaciones más iluminadoras de Gandhi nos recuerda que, “La vida es algo más que aumentar el ritmo”. Este es un gran consejo para simplificar tu vida; de hecho, disminuye el ritmo de todas tus actividades durante un momento, aquí y ahora. Lee estas palabras lentamente. Desacelera tu respiración para que seas consciente de cada inhalación y exhalación…

Cuando vayas en tu auto, disminuye la velocidad y relájate. Desacelera tu forma de hablar, tus pensamientos y el ritmo frenético de todo lo que haces. Dedica más tiempo a escuchar a los demás; sé consciente de tu inclinación a interrumpir y a dar por terminadas las conversaciones, y opta más bien por escuchar. Detente y aprecia las estrellas en una noche despejada, o las formas de las nubes en un día gris. Siéntate en un centro comercial y observa cómo todas las personas parecen ir deprisa y sin rumbo alguno.

Si disminuyes el ritmo, simplificarás tu vida y te re­unirás con el ritmo perfecto con el que funciona la creación. Imagina que tratas de forzar a la naturaleza halando una planta de tomate que acaba de brotar: eres tan natural como esa planta, así que permítete estar en paz con la perfección del plan de la naturaleza.

10. Haz todo lo posible para evitar las deudas

Recuerda que estás intentando simplificar tu vida, así que no necesitas comprar objetos que la complicarán y la trastornarán. Si no puedes adquirirlos, olvídate de ellos hasta que puedas hacerlo; al contraer deudas, sólo agregas más capas de ansiedad a tu vida. Esa ansiedad te alejará de la paz, que es el lugar donde te encuentras cuando estás en Espíritu. Si tienes que trabajar más para pagar deudas, disfrutarás menos de tu vida actual; en consecuencia, estarás más lejos de la paz y la alegría, que son los símbolos de la inspiración. Te sentirás mucho mejor y disfrutarás tu vida si tienes menos en vez de contraer deudas que no te darán paz y tranquilidad, sino estrés y ansiedad. Y recuerda: el dinero que posees sólo es energía, así que niégate a conectarte con un sistema energético que no es real.

11. Olvídate del valor efectivo

Procuro no pensar frecuentemente en el dinero, pues he observado que las personas que lo hacen no piensan en casi nada más. Entonces, haz lo que tu corazón te diga que es lo que te hace feliz, en vez de pensar si será rentable o no. No te niegues a los placeres de la vida por razones monetarias; no determines tus compras por el hecho de obtener un descuento, y no te prives de sentir alegría porque no te hicieron una rebaja. Puedes llevar una vida feliz y satisfactoria, y si en este momento estás pensando que yo tengo el descaro de decirte esto porque tienes una situación financiera precaria, es porque tú mismo has levantado tu propia barrera de resistencia.

Deja de ponerle una etiqueta con precio a todo lo que tienes y haces: a fin de cuentas, en el mundo del Espíritu no hay etiquetas con precios. No hagas del dinero el centro de todo lo que tengas o hagas; más bien, descubre el valor inherente a todas las cosas: así simplificarás tu vida y regresarás al Espíritu. Un dólar no determina el valor, aunque vivas en un mundo que intenta convencerte de lo contrario.

12. Acuérdate de tu Espíritu

Si la vida te parece muy compleja, rápida, desordenada, frenética, o difícil, acuérdate de tu propio Espíritu. Estás enca­minado a la inspiración, un lugar sencillo y pacífico en donde estás en armonía con la sincronización perfecta de toda la creación. Viaja mentalmente allí y detente con frecuencia para recordar lo que realmente quieres.

Anuncios

21 MENSAJES PARA TRANSMITIR A CADA MIEMBRO DE LA SIGUIENTE GENERACION Alejandro Jodorowsky

21 MENSAJES PARA TRANSMITIR A CADA MIEMBRO DE LA SIGUIENTE GENERACION
Alejandro Jodorowsky

1.-Eres un ser deseado. Estás aquí porque el Universo lo quiso.

2.-Siente que eres libre de ser lo que eres, no permitas que nada ni nadie te etiquete, ni te imponga guiones que no se corresponden con tu autenticidad.

3.-Cada ancestro de tu árbol es un don que hay dentro de ti para ser usado a tu favor y al de todo el Universo.

4.-Aprende a no pedir amor, simplemente ama.

5.-Cree en los pequeños milagros de cada día y atiende a las coincidencias, en ellas hay mensajes ocultos que te guían en el correcto camino.

6.-Cada día, haz un acto generoso con alguien cercano.

7.-Si en tu árbol genealógico hubo traumas, sánalos actuando.

8.-Déjate guiar por tu cuerpo, es sabio. Él te alertará de las situaciones de las que debas alejarte, sintiendo tensión y malestar. También te dirá cuando estás alineado con lo que eres, sintiendo relajación y bienestar.

9.-No contamines tu cuerpo con tóxicos o una mala alimentación.

10.-En cuanto puedas, sé independiente. Trabaja utilizando tu creatividad y hazte adulto.

11.-Escribe un poema cada día.

12.-Busca y provoca situaciones que te hagan reír.

13.-Tiende a compartir, a colaborar a ser solidario.

14.-Cuando tengas problemas, puedes analizarlos, puedes hablarlos, pero ten por seguro que hasta que no actúes no se producirá la transformación.

15.- Siente GRATITUD por todo lo que te regala el Universo.

16.- Recuerda que nada en este plano de existencia perece, sino que se transforma.

17.-Lee, estudia, conoce… experimenta por ti mismo.

18.-No te apegues a nada material. No consumas lo que no necesitas.

19.-Tampoco te apegues a ninguna creencia. Lo mismo que tu cuerpo se renueva constantemente, también lo deben hacer las ideas.

20.-Siembra cada día las semillas que te lleguen de dentro o de fuera. La semillas pueden ser palabras, caricias, belleza, acciones. Ellas son los gérmenes de más sabiduría, amor, arte y salud.

21.-Cuida con mimo el territorio que está más allá de tu cuerpo, tu casa, tu barrio, tu ciudad… el planeta y el Universo.

10 pasos para contactar a los Angeles

10 pasos para contactar a tu angel

1.ABRA ESPACIO PARA LOS ÁNGELES EN SU VIDA. Esto significa: para que los ángeles se sientan cómodos cerca de usted, su mundo, sus pensamientos, sus sentimientos deben volverse semejantes a los de ellos.

2. HAGA SUS ORACIÓNES EN VOZ ALTA. La respuesta será mucho más poderosa si usted hace sus pedidos a los ángeles en voz alta. Es el uso del poder de la palabra que podrá hacer cambios positivos en su vida.

3.USE EL NOMBRE DE DIOS. Para todo lo que queremos conseguir debemos invocar el nombre de Dios, porque no somos nosotros los que realizamos, sino, es Dios en nosotros el que realiza.

4. HÁGA DIARIAMENTE SUS ORACIONES Y DECRETOS. La mejor manera de conseguir con que los Ángeles nos oigan es sintonizándonos con ellos, y no hay nada mejor de que el habito diario de oración para entrar en su sintonía.

5. PIDA AYUDA. Los Ángeles respetan la Ley del Libre Albedrío. Ellos no nos ayudarán a no ser que pidamos su ayuda.

6.REPITA LOS DECRETOS Y ORACIONES. Las oraciones y decretos son más poderosos cuando son hechos repetidamente. La mayoría de las grandes religiones aplica este conocimiento.

7. ENVIE SU ORACIÓN PARA LA DIRECCION CORRECTA. Haga sus pedidos al Arcángel que comanda los Ángeles especializados en el asunto al que se refiere su pedido.

8. SEA ESPECIFICO. Los Ángeles responden a sus llamados con precisión, y se enorgullecen de eso. Cuanto más especifico sea el pedido, más especifica será la respuesta.

9.VISUALIZE AQUELLO QUE DESEA. Usted puede aumentar el poder de su oración, haciendo una imagen mental nítida de lo que desea. Y visualiza la situación envolviéndola en luz, mucha luz.

10. ESPERE POR ALGUNAS SORPRESAS. Los Ángeles no pueden interferir con el plan de Dios para vuestra alma. Con sus oraciones y pedidos pueden venir respuestas inesperadas, de acuerdo con el plan divino para vuestra vida.

NOTA: Los “10 PASOS PARA CONTACTAR A LOS ÁNGELES” fueron extraídos del libro de ELZABETH CLARE PROPEHT mensajera de los Maestros y de Saint Germain, en la Summit Light House.

 

Ritual de Magia Angelical para la Prosperidad.

Este ritual de magia angelical es muy sencillo, sólo lo debemos de hacer en compañía de familiares y amigos con los que desees compartirlo

Para este ritual necesitamos:

Una vela blanca

Incienso de Sándalo, mirra o rosas.

Semillas, muchas semillas de lo que desees, pueden ser habas, frijoles, arroz, semillas de mostaza, etc.

Un billete de un dólar

Si utilizas, algunas joyas, que nunca nos quitemos, debemos incluirlas.

Para llevar a cabo el ritual

pondremos en el altar, cada uno de los que estén presentes, en un vasito o recipiente, las semillas, el billete y las joyas.

Prenderemos la vela y el incienso y apagaremos las luces. Ahora todos en círculo, al rededor del altar, tomados de la mano, visualizaremos una luz blanca.

Debemos elegir alguien del grupo para que diga una oración, que debe ser improvisada, como la persona lo sienta, en los que invoque a los Angeles protectores de la luz . Recordar siempre pidiéndole a nuestro Padre Celestial: “te invoco en nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo/ Jesus”. Pida por la prosperidad de todos los presentes, para que así tambien podamos ayudar a otros… la oración puede ser tan corta o larga como lo deseen y si alguien quiere decir algo más, puede hacerlo.

Al finalizar, prendemos la luz, tomamos el billete de dolar y lo doblamos de tal forma que quede como una pirámide pequeña, procurando que el lado del billete que trae precisamente una pirámide, quede hacia afuera. Este billete lo mantenderemos en nuestra billetera y lo traeremos ahi siempre, ya podemos ponernos las joyas, si es que pusimos alguna, y las semillas las dejaremos en el recipiente, colocándolas en algún lugar de nuestra casa, preferentemente en la cocina.

Esto es todo, es un ritual muy sencillo, pero muy efectivo, pues reúne no solo la energía de los Angeles, sino la de todas las personas presentes. 

Es importante agradecerle a los Angeles al final de la oración su intervención y su ayuda, y por supuesto agradecer a Dios nuestro Señor, su presencia en nuestra vida.

 

LOS ÁNGELES


Los ángeles son espíritus puros, es decir “libres de toda materia”, y por lo tanto de naturaleza inmortal. Ellos existen para glorificar a Dios y ser sus mensajeros… de hecho su función más importante es ésta: ser el nexo entre Dios y el Hombre, y en segundo término proteger a los hombres y velar por su salvación. 

La mayoría de las religiones y la Teología reconocen su existencia desde los primeros tiempos a través de escritos bíblicos e históricos. Para la Iglesia Católica, los ángeles son una “verdad de fe”. 

Su naturaleza espiritual implica que son libres de todas las limitaciones que lo humano -naturaleza física/espiritual- involucra, por lo tanto su respuesta al amor de Dios no necesita tiempo ni reflexión para crecer y madurar, como nosotros. 

Los ángeles fueron creados perfectos, de ahí su poder y entendimiento, en cambio nosotros fuimos creados para “perfeccionarnos”. 

Entendiendo esa diferencia esencial entre hombre y ángeles, se entiende que las “almas” no son ángeles, ni viceversa. Una persona que se muere, no se transforma en ángel o en demonio según su comportamiento en vida. 

Por su perfección, los ángeles no tienen la oportunidad de equivocarse, arrepentirse y de ser perdonados. Sólo hubo una oportunidad al principio de los tiempos, cuando Dios les puso una prueba moral para ganar la Felicidad Eterna: ante ésta falló más o menos un tercio del total, que son “miríadas” (millones de millones), y este tercio se compone de los Ángeles Caídos o Demonios. 

JERARQUÍA

PRIMER CORO

SERAFINES

Los serafines son considerados el orden mayor de la jerarquía celestial. Son los ángeles del amor, de la luz y del fuego, que rodean el trono de Dios y están en constante alabanza. Iconográficamente, se les representa con tres pares de alas que tapan sus caras, alas y pies.

QUERUBINES

Son los guardianes de la gloria de Dios. Su nombre significa “plenitud de conocimiento” o “rebosante de sabiduría”. Su extrema inteligencia les permite conocer a Dios como ningún ser humano puede hacerlo. Rasgos iconográficos: dos pares de alas y aspecto humano.

TRONOS

Con respecto a los tronos se dice: “El nombre de los sublimes y más excelsos Tronos indica que están muy por encima de toda deficiencia terrena… han entrado por completo a vivir para siempre de y para el Altísimo…”. Iconográficamente resulta difícil identificarlos; se sabe que son como las “ruedas” que conducen el carro de Dios.

SEGUNDO CORO

DOMINACIONES

Son los grandes guardianes del mundo, identificándose con vestimenta de soldado y con una espada en la mano.

VIRTUDES

A las virtudes se les adjudica ser las portadoras de la gracia y el valor, y su deber principal es el de trabajar por los milagros en la tierra. Tradicionalmente se decía que los ángeles que presidieron la Ascensión de Jesús fueron justamente Virtudes.

POTESTADES

Son muy parecidos las Virtudes y junto a ellas gobiernan las estrellas y los elementos de la naturaleza.

TERCER CORO

PRINCIPADOS

Según estudiosos del tema, los Principados celestes “tienen la capacidad de orientarse plenamente hacia el Principio y como príncipes, guían a otros hacia El”. En algunas pinturas aparecen vestidos también como guerreros o como diáconos y sostienen una flor de lis.

ARCANGELES

Los arcángeles son los que lucharon contra los demonios. Además tienen la característica de ser reconocidos individualmente y de ser llamados “santos”.

ANGELES

Por último, los ángeles son los que complementan el conjunto jerárquico. Ellos constituyen el grado inferior pues son los que están más cerca de los hombres y del mundo, son los que se nos manifiestan. Se representan también como simples soldados, vistiendo ligeras túnicas y pueden llevar, velas o palmas de triunfo.

 

Cada persona tiene un Ángel Custodio, o de la Guarda, desde que nace, sea o no creyente. Ese ángel se dedica por completo al hombre que tiene a su cargo:

Lo protege del mal (tentaciones).
Lo acompaña en la vida diaria.
Lo sirve, si el hombre a su cargo cree en él y se lo pide.
Lo guía a través de “divinas inspiraciones” y de la conciencia.
Lo consuela en sus penas.

Y todo esto… sin interrupción.
Su naturaleza espiritual implica muchos poderes y supone mucha perfección en comparación con nosotros, pero:

no conocen los secretos de Dios (Juicio Final, etc.).
no pueden saber qué pensamos (sólo Dios puede), a no ser que se lo permitamos.
no conocen el futuro.

Eso sí, como son tan inteligentes y poderosos, viéndonos y oyéndonos pueden hacerse una idea bastante acertada de lo que tramamos y de lo que nos espera. Deducen cosas igual que nosotros, pero en un nivel mucho más elevado.

Hay que imaginarse que el Ángel de la Guarda es nuestro mejor amigo… Quizás esto es imposible de pensar para alguien que por ignorancia o incredulidad se olvidó que él existe, sin embargo, esa relación de amistad tan cotidiana y normal que tenemos con nuestros amigos, ese mismo cariño y compromiso lo siente nuestro ángel por nosotros.

Cada vez que nos sentimos solos y desgraciados, nos olvidamos de que ahi al lado está nuestro angel sufriendo por nuestro dolor. Ellos son incondicionales y fieles, y esperan constantemente que les pidamos ayuda, que contemos con ellos, que sintamos su compañía.

Qué triste es cuando alguien a quien queremos y nos dedicamos, nos desprecia o no nos toma en cuenta. Para nuestro ángel es lo mismo: que no nos interesemos en él, que no lo conozcamos, que no creamos en su fiel disposición es algo que lo apena mucho… y quizás cuánto tiempo ha sido así.

Muchas veces decimos: “¡Qué suerte!”, por algo que nos pasa… tal vez cuántas veces nos ha ayudado sin que nos demos cuenta (y sin que le demos las gracias).

Hay que tratarlo, entonces, como a un mejor amigo, pero también debemos venerarlo porque siempre está con nosotros y al mismo tiempo está viendo a Dios. Jesús dijo: “Tengan cuidado de despreciar a alguno de estos pequeños, pues les digo que sus ángeles en el Cielo, contemplan sin cesar la cara de mi Padre que está en los Cielos”, (Mateo 18, 10).

Aunque los Ángeles Custodios son los más “chicos” de la Jerarquía Angelical, tienen mucho poder y sabiduría, y dentro de sus capacidades está la de tomar forma física (persona, animal, viento, etc.) si es necesario para ayudarnos. Pero aunque tenga toda la disposición para hacerlo, no nos puede ayudar 100% si no se lo pedimos o si se lo pedimos sin FE (sin creer). O sea, si no creemos es como tenerlos atados de manos y no pueden realizarse en su vida de acompañarnos y guiarnos… el sentido de su vida.

Nuestro Ángel de la Guarda nos acompaña desde que nacemos hasta que morimos. Si nos vamos al Cielo, si nos salvamos, nuestro ángel nos acompañará por toda la eternidad, gozando la Felicidad Eterna junto a nosotros… ¡más fiel imposible!.

Los ángeles de personas que se condenan son agregados por el Señor a los “Servidores Especiales de la Reina de los Cielos”, donde se dedican a cantar y alabar la justicia infinita de Dios.

En ambos casos, salvación o perdición, nuestros ángeles tienen la misión de atestiguar ante Dios nuestros actos, cuando llegue el momento de ser juzgados. Por lo tanto, depende de cada persona que sea una tarea fácil o difícil, porque si nos condenamos nuestro ángel aparte de atestiguar con mucha pena en contra nuestra, se separará eternamente de nosotros

 
¿Que cualidades necesita tener una persona para establecer contacto con su ángel?… ¡el deseo de hacerlo!.

No importa nuestra inteligencia ni nuestra cultura ni nuestro nivel de evolución, para tener contacto con nuestro ángel o angeles basta la voluntad de querer hacerlo. Aunque el concepto de “ángel” que la mayoría de nosotros tenemos es más bien mitológico, derivado de antiguos relatos bíblicos quizá, y que muestra a un ser celestial dotado de grandes alas, bien sabemos, en el fondo de nuestra alma, que no es más que una concepción artística. Pero, esta entidad divina es real, aunque casi nadie pueda verla. Sin embargo, todos podemos “sentir” su presencia de una manera u otra; ya sea como una voz interior que nos sugiere hacer tal o cual cosa que nosotros a veces nos resistimos a obedecer, por considerarla demasiado alocada o temeraria, o como “alguien” que nos impulsa o retiene cuando caminamos por la calle y que evita que nos hagamos daño. Sea cual sea la noción que tengamos de este ser, todos estarán de acuerdo conmigo al afirmar que el ángel de la guarda es una entidad espiritualmente evolucionada que intenta guiar nuestros pasos por la senda del bien… aunque a veces sea desoído. Muchas personas han podido conocer la identidad de su ángel de la guarda. Ellos nos indican que a veces puede tratarse de un pariente o de un amigo ya desaparecido de esta vida y que tenía gran afinidad con nosotros.

Usted puede decir que si en verdad los ángeles de la guarda existen, por qué no evitan los accidentes de tránsito, los suicidios o cualquier otra cosa mala que pueda sucedernos. La razón es muy simple de explicar, pero no tanto de comprender: Ellos únicamente nos orientan en la vida diaria y sugieren la mejor manera de solucionar determinadas circunstancias, pero, está en nosotros hacerle caso o no. Es más, si nuestro destino es experimientar ciertas situaciones o desafíos, su intervención está estrictamente prohibida. En este caso nuestro ángel de la guarda sólo podrá oficiar de consejero una vez que pasemos por ese traumático trance

COMO INVITAR A LOS ANGELES A QUE SE MANIFIESTEN.

MUSICA ADECUADA:
Las sinfonías de Brahams y de Haendel, las romanzas para violin y orquesta de Beethoven, la pequeña música nocturna de Mozart, las cuatro estaciones de Vivaldi, el canto gregoriano, las canciones infantiles (en tonos suaves) y la música de New Age (Enya, Vangelis, Ian Anderson), están particularmente indicadas para atraer a los ángeles protectores.

ILUMINACION:
La iluminación ha de ser tenue, pues los ángeles no se sienten muy agusto en los ambientes muy luminosos, que favorezcan los contrastes de luz y las sombras. La penumbra es lo adecuado, ya que ellos son los encargados de traer la Luz. Unas velas blancas dará una iluminación ideal.

EL AMBIENTE:
Los ángeles son criaturas delicadas, sensibles a los buenos aromas. Por eso la habitación se ha de limpiar y ventilar antes de comenzar los preparativos. Encender un sahumerio o colocar un jarrón con flores frescas. La cáscara de limón y de naranja resultan también adecuadas para aromatizar la sala. No se deben olvidar las ofrendas, pero tenga en cuenta que todas ellas han de ser bellas. Por ejemplo: la reproducción de una pintura antigua en la que aparezcan ángeles, un angelito de cerámica, etc.

MEDITACION:
Quitese los zapatos y si tiene alguna prenda demasiado ajustada, quitesela o aflójela. Sientese en una silla y mantenga los pies apoyados en el suelo, paralelos y separados entre sí unos 20 cm. aproximadamente. Apoye las manos con las palmas hacia arriba, sobre las rodillas. Conserve la espalda erguida.

LA MENTE:
Concentrece en el movimiento respiratorio, ponga atención en el recorrido que hace el aire dentro de su cuerpo con cada inspiración y exhalación, de esta manera conseguirá vaciar su mente de los pensamientos cotidianos.
Cuando ya este preparado, diga la siguiente invocación.

Santo Angel de mi guarda

Dulce compañia,

no me desampares

ni de noche ni de dia

por dondequiera que vaya

se mi luz y mi guia

Dios Mio

Ayudame a escuchar claramente

atraves de tus angeles

permiteme satisfacer

mis grandes necesidades

y aprender más

sobre tu verdad

tu amor y tu alegria.

Gracias, ángeles.