LOS ÁNGELES


Los ángeles son espíritus puros, es decir “libres de toda materia”, y por lo tanto de naturaleza inmortal. Ellos existen para glorificar a Dios y ser sus mensajeros… de hecho su función más importante es ésta: ser el nexo entre Dios y el Hombre, y en segundo término proteger a los hombres y velar por su salvación. 

La mayoría de las religiones y la Teología reconocen su existencia desde los primeros tiempos a través de escritos bíblicos e históricos. Para la Iglesia Católica, los ángeles son una “verdad de fe”. 

Su naturaleza espiritual implica que son libres de todas las limitaciones que lo humano -naturaleza física/espiritual- involucra, por lo tanto su respuesta al amor de Dios no necesita tiempo ni reflexión para crecer y madurar, como nosotros. 

Los ángeles fueron creados perfectos, de ahí su poder y entendimiento, en cambio nosotros fuimos creados para “perfeccionarnos”. 

Entendiendo esa diferencia esencial entre hombre y ángeles, se entiende que las “almas” no son ángeles, ni viceversa. Una persona que se muere, no se transforma en ángel o en demonio según su comportamiento en vida. 

Por su perfección, los ángeles no tienen la oportunidad de equivocarse, arrepentirse y de ser perdonados. Sólo hubo una oportunidad al principio de los tiempos, cuando Dios les puso una prueba moral para ganar la Felicidad Eterna: ante ésta falló más o menos un tercio del total, que son “miríadas” (millones de millones), y este tercio se compone de los Ángeles Caídos o Demonios. 

JERARQUÍA

PRIMER CORO

SERAFINES

Los serafines son considerados el orden mayor de la jerarquía celestial. Son los ángeles del amor, de la luz y del fuego, que rodean el trono de Dios y están en constante alabanza. Iconográficamente, se les representa con tres pares de alas que tapan sus caras, alas y pies.

QUERUBINES

Son los guardianes de la gloria de Dios. Su nombre significa “plenitud de conocimiento” o “rebosante de sabiduría”. Su extrema inteligencia les permite conocer a Dios como ningún ser humano puede hacerlo. Rasgos iconográficos: dos pares de alas y aspecto humano.

TRONOS

Con respecto a los tronos se dice: “El nombre de los sublimes y más excelsos Tronos indica que están muy por encima de toda deficiencia terrena… han entrado por completo a vivir para siempre de y para el Altísimo…”. Iconográficamente resulta difícil identificarlos; se sabe que son como las “ruedas” que conducen el carro de Dios.

SEGUNDO CORO

DOMINACIONES

Son los grandes guardianes del mundo, identificándose con vestimenta de soldado y con una espada en la mano.

VIRTUDES

A las virtudes se les adjudica ser las portadoras de la gracia y el valor, y su deber principal es el de trabajar por los milagros en la tierra. Tradicionalmente se decía que los ángeles que presidieron la Ascensión de Jesús fueron justamente Virtudes.

POTESTADES

Son muy parecidos las Virtudes y junto a ellas gobiernan las estrellas y los elementos de la naturaleza.

TERCER CORO

PRINCIPADOS

Según estudiosos del tema, los Principados celestes “tienen la capacidad de orientarse plenamente hacia el Principio y como príncipes, guían a otros hacia El”. En algunas pinturas aparecen vestidos también como guerreros o como diáconos y sostienen una flor de lis.

ARCANGELES

Los arcángeles son los que lucharon contra los demonios. Además tienen la característica de ser reconocidos individualmente y de ser llamados “santos”.

ANGELES

Por último, los ángeles son los que complementan el conjunto jerárquico. Ellos constituyen el grado inferior pues son los que están más cerca de los hombres y del mundo, son los que se nos manifiestan. Se representan también como simples soldados, vistiendo ligeras túnicas y pueden llevar, velas o palmas de triunfo.

 

Cada persona tiene un Ángel Custodio, o de la Guarda, desde que nace, sea o no creyente. Ese ángel se dedica por completo al hombre que tiene a su cargo:

Lo protege del mal (tentaciones).
Lo acompaña en la vida diaria.
Lo sirve, si el hombre a su cargo cree en él y se lo pide.
Lo guía a través de “divinas inspiraciones” y de la conciencia.
Lo consuela en sus penas.

Y todo esto… sin interrupción.
Su naturaleza espiritual implica muchos poderes y supone mucha perfección en comparación con nosotros, pero:

no conocen los secretos de Dios (Juicio Final, etc.).
no pueden saber qué pensamos (sólo Dios puede), a no ser que se lo permitamos.
no conocen el futuro.

Eso sí, como son tan inteligentes y poderosos, viéndonos y oyéndonos pueden hacerse una idea bastante acertada de lo que tramamos y de lo que nos espera. Deducen cosas igual que nosotros, pero en un nivel mucho más elevado.

Hay que imaginarse que el Ángel de la Guarda es nuestro mejor amigo… Quizás esto es imposible de pensar para alguien que por ignorancia o incredulidad se olvidó que él existe, sin embargo, esa relación de amistad tan cotidiana y normal que tenemos con nuestros amigos, ese mismo cariño y compromiso lo siente nuestro ángel por nosotros.

Cada vez que nos sentimos solos y desgraciados, nos olvidamos de que ahi al lado está nuestro angel sufriendo por nuestro dolor. Ellos son incondicionales y fieles, y esperan constantemente que les pidamos ayuda, que contemos con ellos, que sintamos su compañía.

Qué triste es cuando alguien a quien queremos y nos dedicamos, nos desprecia o no nos toma en cuenta. Para nuestro ángel es lo mismo: que no nos interesemos en él, que no lo conozcamos, que no creamos en su fiel disposición es algo que lo apena mucho… y quizás cuánto tiempo ha sido así.

Muchas veces decimos: “¡Qué suerte!”, por algo que nos pasa… tal vez cuántas veces nos ha ayudado sin que nos demos cuenta (y sin que le demos las gracias).

Hay que tratarlo, entonces, como a un mejor amigo, pero también debemos venerarlo porque siempre está con nosotros y al mismo tiempo está viendo a Dios. Jesús dijo: “Tengan cuidado de despreciar a alguno de estos pequeños, pues les digo que sus ángeles en el Cielo, contemplan sin cesar la cara de mi Padre que está en los Cielos”, (Mateo 18, 10).

Aunque los Ángeles Custodios son los más “chicos” de la Jerarquía Angelical, tienen mucho poder y sabiduría, y dentro de sus capacidades está la de tomar forma física (persona, animal, viento, etc.) si es necesario para ayudarnos. Pero aunque tenga toda la disposición para hacerlo, no nos puede ayudar 100% si no se lo pedimos o si se lo pedimos sin FE (sin creer). O sea, si no creemos es como tenerlos atados de manos y no pueden realizarse en su vida de acompañarnos y guiarnos… el sentido de su vida.

Nuestro Ángel de la Guarda nos acompaña desde que nacemos hasta que morimos. Si nos vamos al Cielo, si nos salvamos, nuestro ángel nos acompañará por toda la eternidad, gozando la Felicidad Eterna junto a nosotros… ¡más fiel imposible!.

Los ángeles de personas que se condenan son agregados por el Señor a los “Servidores Especiales de la Reina de los Cielos”, donde se dedican a cantar y alabar la justicia infinita de Dios.

En ambos casos, salvación o perdición, nuestros ángeles tienen la misión de atestiguar ante Dios nuestros actos, cuando llegue el momento de ser juzgados. Por lo tanto, depende de cada persona que sea una tarea fácil o difícil, porque si nos condenamos nuestro ángel aparte de atestiguar con mucha pena en contra nuestra, se separará eternamente de nosotros

 
¿Que cualidades necesita tener una persona para establecer contacto con su ángel?… ¡el deseo de hacerlo!.

No importa nuestra inteligencia ni nuestra cultura ni nuestro nivel de evolución, para tener contacto con nuestro ángel o angeles basta la voluntad de querer hacerlo. Aunque el concepto de “ángel” que la mayoría de nosotros tenemos es más bien mitológico, derivado de antiguos relatos bíblicos quizá, y que muestra a un ser celestial dotado de grandes alas, bien sabemos, en el fondo de nuestra alma, que no es más que una concepción artística. Pero, esta entidad divina es real, aunque casi nadie pueda verla. Sin embargo, todos podemos “sentir” su presencia de una manera u otra; ya sea como una voz interior que nos sugiere hacer tal o cual cosa que nosotros a veces nos resistimos a obedecer, por considerarla demasiado alocada o temeraria, o como “alguien” que nos impulsa o retiene cuando caminamos por la calle y que evita que nos hagamos daño. Sea cual sea la noción que tengamos de este ser, todos estarán de acuerdo conmigo al afirmar que el ángel de la guarda es una entidad espiritualmente evolucionada que intenta guiar nuestros pasos por la senda del bien… aunque a veces sea desoído. Muchas personas han podido conocer la identidad de su ángel de la guarda. Ellos nos indican que a veces puede tratarse de un pariente o de un amigo ya desaparecido de esta vida y que tenía gran afinidad con nosotros.

Usted puede decir que si en verdad los ángeles de la guarda existen, por qué no evitan los accidentes de tránsito, los suicidios o cualquier otra cosa mala que pueda sucedernos. La razón es muy simple de explicar, pero no tanto de comprender: Ellos únicamente nos orientan en la vida diaria y sugieren la mejor manera de solucionar determinadas circunstancias, pero, está en nosotros hacerle caso o no. Es más, si nuestro destino es experimientar ciertas situaciones o desafíos, su intervención está estrictamente prohibida. En este caso nuestro ángel de la guarda sólo podrá oficiar de consejero una vez que pasemos por ese traumático trance

COMO INVITAR A LOS ANGELES A QUE SE MANIFIESTEN.

MUSICA ADECUADA:
Las sinfonías de Brahams y de Haendel, las romanzas para violin y orquesta de Beethoven, la pequeña música nocturna de Mozart, las cuatro estaciones de Vivaldi, el canto gregoriano, las canciones infantiles (en tonos suaves) y la música de New Age (Enya, Vangelis, Ian Anderson), están particularmente indicadas para atraer a los ángeles protectores.

ILUMINACION:
La iluminación ha de ser tenue, pues los ángeles no se sienten muy agusto en los ambientes muy luminosos, que favorezcan los contrastes de luz y las sombras. La penumbra es lo adecuado, ya que ellos son los encargados de traer la Luz. Unas velas blancas dará una iluminación ideal.

EL AMBIENTE:
Los ángeles son criaturas delicadas, sensibles a los buenos aromas. Por eso la habitación se ha de limpiar y ventilar antes de comenzar los preparativos. Encender un sahumerio o colocar un jarrón con flores frescas. La cáscara de limón y de naranja resultan también adecuadas para aromatizar la sala. No se deben olvidar las ofrendas, pero tenga en cuenta que todas ellas han de ser bellas. Por ejemplo: la reproducción de una pintura antigua en la que aparezcan ángeles, un angelito de cerámica, etc.

MEDITACION:
Quitese los zapatos y si tiene alguna prenda demasiado ajustada, quitesela o aflójela. Sientese en una silla y mantenga los pies apoyados en el suelo, paralelos y separados entre sí unos 20 cm. aproximadamente. Apoye las manos con las palmas hacia arriba, sobre las rodillas. Conserve la espalda erguida.

LA MENTE:
Concentrece en el movimiento respiratorio, ponga atención en el recorrido que hace el aire dentro de su cuerpo con cada inspiración y exhalación, de esta manera conseguirá vaciar su mente de los pensamientos cotidianos.
Cuando ya este preparado, diga la siguiente invocación.

Santo Angel de mi guarda

Dulce compañia,

no me desampares

ni de noche ni de dia

por dondequiera que vaya

se mi luz y mi guia

Dios Mio

Ayudame a escuchar claramente

atraves de tus angeles

permiteme satisfacer

mis grandes necesidades

y aprender más

sobre tu verdad

tu amor y tu alegria.

Gracias, ángeles.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s