DECÁLOGO DE LA MADRE según la PSICOGENEALOGIA

Hay un tipo de terapia llamada psicogenealogía que parte de que determinados comportamientos inconscientes se pueden transmitir de generación en generación e impedir que una persona pueda hacer su propio camino y escribir su propia historia de vida. Esta terapia propone que para tomar consciencia de estos comportamientos y desvincularnos de los mismos es necesario estudiar nuestro árbol genealógico ya que es donde se encuentran las respuestas a muchos conflictos e insatisfacciones que llenan nuestras vidas, limitando nuestro crecimiento y el contacto con nuestro Ser.

Según Alejandro Jodorowsky, (artista chileno y terapeuta de psicogenealogía y de psicomagia entre muchas otras cosas) podría decirse que en ocasiones estamos “poseídos” por nuestras familias; particularmente las relaciones con nuestros padres juegan un papel fundamental en la formación de la psique del individuo, por lo que resulta imprescindible desatar esos “nudos” con el pasado e ir descargando el peso de las experiencias de vida que no nos corresponden.

Les compartimos  el Decálogo de la Madre según la psicogenealogía que parte del respeto que debemos tener hacia nuestros hij@s como seres independientes y del papel que hemos de jugar como padres y madres acompañándolos en su crecimiento y desarrollo hasta que encuentran su propio camino.

 

 DECÁLOGO DE LA MADRE según la PSICOGENEALOGIA

 

1.-He parido un hijo que no es mío. Lo entrego al mundo.

2.-Este hijo no ha venido a cumplir mi proyecto, ni los proyectos de mi árbol genealógico, sino el suyo propio.

3.-No lo bautizo con ningún nombre ya presente en el árbol, ni con nombres que le impriman un destino.

4.-Se lo doy todo, lo crío con afecto, sin dejar de ser yo misma, sin adicción al sacrificio, sino con responsabilidad y desde la libertad.

5.-Le ofrezco herramientas que ayuden a construir el edificio de su propia vida, pero acepto que tome libremente las que el juzgue adecuadas y rechace las inadecuadas para él. Me doy cuenta que la mejor manera de enseñar a un hijo no es con mítines, ni con límites, sino con el ejemplo.

6.-Acepto que deje de llamarme “mamá” cuando él lo decida, para pasar a llamarme por mi propio nombre, porque así rompe lazos de dependencia y la relación entre ambos se equilibra.

7.-Le permito y facilito que tenga un espacio privado e íntimo en la casa que sienta como su propio territorio.

8.- En cuanto a la elección de sus amistades, de su carrera, de sus actividades de ocio, etc., le escucho, le doy mi parecer, pero no selecciono nada por él, ni le prohíbo ni lo obligo.

9.- Dejo que mi hijo cometa errores, que se caiga, que no sea perfecto. Comprendo que cada fracaso es un cambio de camino y con ellos se crece cada día; si lo protejo demasiado lo bonsaitizo, nunca será adulto.

10.-Jamás definiré a mi hijo (“es tranquilo”, “eres nervioso”, “es tímido”…), porque entiendo que los niños se forman su autoconcepto a partir de lo que sus padres dicen de él. Le transmito que dentro de él están todas las posibilidades del ser, lo es todo en potencia.

11.Lo amaré por siempre y para siempre,ocurra lo que ocurra♥

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s