Archivo | 25 febrero, 2014

TOCAR EL MILAGRO por Thây Doji

Desde mi maestro, el Buda, la vida no está disponible sino en el aquí y en el ahora.

El pasado se fue y el futuro no ha venido aún. Sólo hay un momento para mí que vivir: es el momento presente.

La primera cosa que debo hacer es regresar al momento presente y, haciendo esto, toco profundamente la vida.

Mi inspiración es la vida, mi espiración es la vida, el paso que doy es la vida, el aire que respiro es la vida y puedo tocar el cielo azul.

Puedo tocar la vegetación. Puedo escuchar el canto de los pájaros, puedo escuchar a otro ser humano.
Si somos capaces de quedarnos en el momento presente, somos capaces de tocar las maravillas de la vida que están allí, disponibles.

Muchos de entre nosotros pensamos que la alegría no es posible por el momento. Muchos de entre nosotros pensamos que hace falta todavía algunas condiciones suplementarias para poder ser felices. Es por eso que somos aspirados por el futuro.

No somos capaces de estar aquí en el momento presente y es por lo que pisoteamos sobre muchas de las maravillas de la vida. Si continuáis corriendo, entonces no podéis entrar en contacto con estas maravillas que os curan, os transforman y os aportan la alegría.

Sois un milagro.

Cuando tengo una naranja, me gustaría comer esta naranja como un acto de meditación.

La tengo en la palma de mi mano y la miro. Tengo tiempo para mirarla con plena conciencia. “Inspiro, hay una naranja en mi mano izquierda; espiro, sonrío a mi naranja”. Estáis realmente allí, en el aquí y en el ahora, para poder reconocer la naranja. Para mí una naranja es ni más ni menos que un milagro. Con vuestros ojos espirituales podéis ver una naranja florecer.

Podéis ver el sol y la lluvia atravesando la flor de azahar. Podéis ver la pequeña naranja bien verde y podéis ver al naranjo trabajando con el tiempo para llevarla a su tamaño actual. Ahora la naranja está entre mis manos. La miro y le sonrío y para mí es alguna clase de milagro. Cuando respiro con plena conciencia, regreso al momento presente, vivo verdaderamente y soy yo mismo un milagro.
Queridos amigos, sois un verdadero milagro. Se os ha dicho ciertamente un día que no valíais nada, pero no sois ni más ni menos que un milagro, por el hecho de que estéis allí, vivos y capaces de respirar. Contenéis el universo en vosotros y es la prueba suficiente de que sois un milagro. Os he hablado del bocado de alubias. En él está el universo entero: el sol, la lluvia, la tierra, el tiempo, el espacio, la conciencia.

Nosotros también, nosotros contenemos el universo entero. Contenemos el Reino de Dios. Contenemos la Tierra Pura del Buda en cada célula de nuestro cuerpo. Y si sabemos cómo vivir, el Reino de Dios se manifiesta en nosotros aquí y ahora. Con un solo paso podemos penetrar en el Reino de Dios. No debemos morir para entrar: de hecho debemos estar bien vivos para poder entrar. Para mí el Reino de Dios está en cada célula de nuestro cuerpo. Y el Infierno también. Está en nosotros la elección. Si regamos los gérmenes del Infierno en nosotros cada día varias veces, entonces el Infierno se vuelve para nosotros una realidad a vivir durante las veinticuatro horas. Pero si sabemos cómo regar las simientes del Reino de Dios en nosotros cada día varias veces, entonces este Reino de Dios se volverá para nosotros una realidad que vivir en cada instante de nuestra vida. Es mi experiencia. No hay un solo día en que no camine en el Reino de Dios.

Debemos aprender a caminar en plena conciencia y tocar la tierra como un milagro. Esté aquí o en cualquier lugar, soy siempre capaz de caminar en la plena conciencia y el suelo debajo de mí es siempre la Tierra Pura del Buda o el Reino de Dios. Nadie puede quitarme este Reino. Para mí el Reino de Dios está aquí o no estará nunca. No está situado en el tiempo ni en el espacio sino en vuestro corazón. Si sabéis regresar al momento presente, si sabéis tocar el Reino de Dios en cada célula de vuestro cuerpo, se manifestará a vosotros aquí y ahora.

Thây Doji

Anuncios

Haciendo preguntas, buscando respuestas – por Jennifer Hoffman

17 de febrero 2014

En el curso de tu vida sigues el camino del buscador, haciendo preguntas cuyas respuestas esperas que te den la paz, el confort y el consuelo que recuerdas de tu hogar espiritual. Pero puede ser que sientas tu vida como una búsqueda sin fin, haciendo preguntas que no son contestadas, porque debes aprender que tienes la respuesta a cualquier pregunta que puedas hacer. La respuesta ya está ahí, esperando a que formules la pregunta. Esto representa tu búsqueda de empoderamiento e iluminación. Cuando haces una pregunta porque deseas saber lo que se te responderá, estás temeroso, buscando conexión y confirmación. La respuesta a cada pregunta está dentro de ti y puede ser respondida, dependiendo de por qué estás haciendo la pregunta. Todas las respuestas están dentro de ti, no importa lo que preguntes.

Si preguntas si hay amor en el mundo no te será respondido dándote amor, porque el mundo está buscando que tú le des a él el regalo del amor. Cada vez que busques alegría, frecuentemente te decepcionarás, porque la alegría está esperando que la crees, la alegría no se encuentra como respuesta a tu pregunta, es la respuesta que creas cuando permites a la alegría ser una energía dentro tuyo que expandes en la Tierra El camino del buscador termina cuando el buscador se da cuenta de una importante verdad, que el que hace la pregunta es también el que tiene la respuesta a la pregunta.

Las preguntas que haces, surgen a veces del temor a que no haya una Fuente, ninguna guía que te asista en tu camino. No deseas respuestas, deseas reconexión, gracia divina, confirmación, y la verdad más allá de tu duda. Estas preguntas reflejan tu des-empoderamiento, tu falta de fe y tu falta de creencia en que eres la respuesta a todas tus preguntas. Como chispa de luz divina, no puedes estar ”no sabiendo”, porque siempre sabes y, sin embargo, buscas confirmación, porque ves un mundo en desorden y deseas confirmar que alguien tiene las respuestas. Puedes traer Orden Divino al caos sabiendo que, en quien es consciente del caos, está la respuesta y es quien tiene la solución.

¿Por qué preguntas al Universo en busca de respuestas cuando eres la respuesta que estás buscando? Lo que demandas de cada experiencia, las lecciones que tienes que aprender, la sanación que está disponible para tí, y la paz y la comprensión que tu alma busca, está ya dentro de cada experiencia. Puedes ir de una lección a otra en busca de respuestas, pero cada lección tiene la respuesta, y sólo se requiere una. Cada lección es una experiencia completa cuando te detienes el tiempo suficiente como para permitirte oír la respuesta antes de hacer la pregunta. Y la respuesta está siempre dentro de ti.

Al camino del buscador, lo eliges desde tu creencia de que eres incapaz de experimentar humanamente la plenitud de tu conexión con la Fuente. El ego percibe la vida como buscador y no puede imaginar la vida cuando todas las preguntas son respondidas y no hay ninguna más que formular. Pero este es tu camino de ascensión y en vibraciones más altas no hay preguntas, a medida que la vida se convierte en un camino de creación expandida, en el que ya no eres un buscador y te mueves de un punto de la creación a otro, siendo la respuesta a todas las preguntas a través de tu reconexión. Como co-creador con el Universo creas las respuestas a cada pregunta y ya no tienes más que preguntar ya que puedes simplemente recibir desde tu intención inspirada, no desde una necesidad insatisfecha, sino desde el siguiente punto del merecimiento.

 

 

Copyright (c) 2014 por Jennifer Hoffman. Todos los derechos reservados. Usted puede citar, copiar, traducir y enlazar este artículo, en su totalidad, sólo en sitios web gratuitos, no basados en donaciones, siempre y cuando incluya el nombre del autor y un enlace a este sitio web.

http://enlighteninglife.com/asking-questions-seeking-answers/

 

DIEZ SECRETOS PARA EL AMOR ABUNDANTE

El primer secreto del amor abundante es EL PODER DEL PENSAMIENTO.
El amor comienza con el pensamiento. Nos convertimos en lo que pensamos. Los pensamientos amorosos crean experiencias y relaciones amorosas. Las afirmaciones pueden cambiar nuestras creencias y pensamientos acerca de nosotros mismos y de los demás.
El segundo secreto del amor abundante es EL PODER DEL RESPETO.
No puedes amar a nada ni a nadie a menos que antes lo respetes. La primera persona que merece tu respeto eres tú.
El tercer secreto del amor abundante es EL PODER DE LA ENTREGA.
Si deseas recibir amor, ¡todo lo que tienes que hacer es darlo! Antes de comprometerte a una relación no te preguntes por lo que la otra persona te pueda dar, sino por lo que tú puedes aportarle a ella. La fórmula secreta de una relación amorosa, feliz y para toda la vida es centrarte siempre en lo que puedes dar, en vez de en lo que puedes sacar de ella.
El cuarto secreto del amor abundante es EL PODER DE LA AMISTAD.
Para encontrar un amor verdadero, primero debes encontrar a un amigo o a una amiga verdadera. El amor no consiste en mirar a los ojos del otro, sino en mirar juntos en la misma dirección. Si deseas introducir amor en una relación, primero debes aportarle amistad.
El quinto secreto del amor abundante es EL PODER DEL CONTACTO FÍSICO.
El contacto físico modifica una de las expresiones más poderosas del amor, destruye barreras y crea vínculos entre la gente. El contacto físico altera nuestro estado físico y emocional y nos hace más receptivos al amor. El contacto físico nos ayuda a que el cuerpo sane y enternece el corazón. Cuando abres tus brazos, estás abriendo el corazón.
El sexto secreto del amor abundante es EL PODER DEL DESPRENDIMIENTO.
Si amas algo déjalo libre. Si vuelve, es tuyo; si no lo hace, nunca lo fue. Incluso dentro de una relación amorosa, la gente necesita tener su propio espacio. Amar significa desprendernos de nuestros miedos, prejuicios, ego y condicionamiento.
El séptimo secreto del amor abundante es EL PODER DE LA COMUNICACIÓN.
Cuando aprendemos a comunicarnos abiertamente y con sinceridad, la vida cambia. Deja que la gente a la que amas sepa que la amas y aprecias. Nunca tengas miedo a pronunciar las palabras mágicas: “TE AMO”.
El octavo secreto del amor abundante es EL PODER DEL COMPROMISO.
Si deseas amor en abundancia, debes establecer el compromiso de lograrlo, un compromiso que se reflejará en tus acciones y en tus pensamientos. El compromiso es la verdadera prueba de que el amor está presente. Si quieres tener una relación con amor, debes comprometerte a crear la relación que quieres. El compromiso distingue una relación frágil de una sólida.
El noveno secreto del amor abundante es: EL PODER DE LA PASIÓN.
La pasión enciende el amor y lo mantiene vivo. Una pasión duradera no proviene exclusivamente de la atracción física, sino que se origina gracias a un profundo compromiso, entusiasmo, interés y fascinación por la otra persona.
El décimo secreto del amor abundante es EL PODER DE LA CONFIANZA.
La confianza es esencial para establecer una relación con amor. Si un miembro de la pareja está cegado por la sospecha, la ansiedad y el temor, el otro se sentirá atrapado y emocionalmente ahogado. No puedes amar a una persona plenamente a menos que confíes en ella.

 

FUENTE: Esther Nasser